Anderlecht-Standard
El jugador del Standard, Axel Witsel (d) entrando a Marcin Wasilewski (i), del Anderlecht EFE

El centrocampista del Standard de Lieja Axel Witsel sancionado hasta el 23 de noviembre por la entrada que causó una gravísima lesión a Marcin Wasilewski (Anderlecht de Bruselas), aseguró que no es "un asesino" y que la sanción es "exagerada".

Witsel y su equipo explicaron su postura durante una conferencia de prensa en la sede del club de Lieja, en la que el jugador reconoció que había cometido "una falta grave".

Sin embargo, insistió en que "no soy un asesino" y aseguró que su acción no fue voluntaria.

El polaco Wasilewski sufrió una doble fractura abierta de tibia y peroné en una entrada de Witsel que dejó su pierna doblada de forma escalofriante, y podría estar de baja hasta un año.

Witsel, de 20 años, fue sancionado ayer por el comité deportivo de la Federación Belga hasta el 23 de noviembre y una multa de 2.500 euros, lo que supone que se perderá 10 partidos de liga y uno de Copa.

Además, el expediente se envió a la UEFA y la FIFA, lo que podría traducirse en sanciones a nivel internacional.

Sanción "exagerada"

El castigo es el más elevado en la historia del fútbol de Bélgica. "La sanción es exagerada", resaltó el futbolista, quien lamentó que "quieren mostrarme como alguien que no soy".

También lamentó las amenazas que ha recibido, así como los ataques contra su casa, donde desconocidos rompieron una valla y golpearon las contraventanas.

Por su parte, el director general del equipo, Pierre François, dijo que estaban atónitos por la amplitud del castigo, ya que en casos similares las sanciones han sido de 3 o 4 partidos.

Witsel, internacional con Bélgica, no fue convocado para el encuentro del próximo sábado contra España por el seleccionador nacional, Franky Vercauteren, debido a una sanción de la FIFA.