Cristiano Ronaldo
Cristiano Ronaldo, se lamenta en un partido partido del Real Madrid. GTRES

Arsene Wenger pone fin este verano a 22 años al frente del Arsenal. Dos décadas de 'gunner' en las que ha podido vivir infinidad de experiencias que ahora está empezando a revelar.

Wenger ha conquistado 16 títulos con el club londinense, pero no todo en estos años han sido alegrías. Como en todo, hay episodios de los que quizá no te arrepientes pero que no dudarías en cambiar: uno que le duele al técnico francés es no haber fichado a Cristiano Ronaldo cuando pudo hacerlo.

Lo cuenta el propio Wenger en declaraciones que recoge Metro: "El primer nombre que se me viene a la cabeza es, obviamente, Cristiano Ronaldo. Estaba aquí con su madre, estábamos muy cerca en las negociaciones", explica.

Queiroz lo cambió todo

Por aquel entonces, año 2004, Sir Alex Ferguson tenía en el Manchester United de asistente a Carlos Queiroz, lo que cambió el curso de las negociaciones. El hecho de tener a un compatriota en el banquillo animó a Cristiano Ronaldo a decantarse por el United por la facilidad de adaptación.

Después, el propio United viajó a Lisboa para jugar ante el Sporting de Cristiano y así terminar de convencerle.

Una delantera de ensueño

"Imagina lo que habría sido tener a Henry y a Cristiano Ronaldo juntos en aquella época. Seguro que habría cambiado un poco la historia de nuestro club y mi estancia aquí", dice Wenger.

A la pregunta de si cree que el Manchester boicoteó el fichaje de Cristiano por el Arsenal, el francés es diplomático y alude más bien a la manera de llevar las negociaiones del club de Londres: "Siempre se pueden hacer las cosas diferentes".

Cristiano Ronaldo llegó al Manchester United en la temporada 2003/2004 y asombró a Europa con una delantera que compartía con Rooney y Van Nistelrooy.