Pedro David Márquez, de 34 años, emprenderá el próximo mayo la vuelta a España en patines, un reto con el que conjugará sus dos grandes pasiones: el patinaje y los viajes, y con el que pretende
reivindicar esta práctica deportiva y la creación de zonas para su disfrute.


"Siempre me han gustado muchos los patines, y también viajar, y considero que recorrer España es un reto lo suficientemente duro para reivindicar los derechos de los patinadores, que no disponemos de muchas zonas habilitadas para la práctica de este deporte".

Este intrépido patinador lo ha dejado todo, su trabajo en la construcción, el tabaco "e incluso el salir por las noches" para poder cumplir con este cometido, en el que tiene previsto recorrer distancias diarias de entre 50 y 60 kilómetros.

Un itinerario ya estudiado

En principio, la idea de Márquez es iniciar su itinerario en Vélez-Málaga el primer domingo de mayo, patinar por todo el litoral peninsular hasta Galicia, bordear Portugal y regresar hasta el municipio malagueño, "aunque todo está pendiente aún del permiso de la Dirección General de Tráfico", indicó.

En este viaje, probará unos nuevos "patines todoterreno" que le cede la empresa alicantina Next Level.

Considero que recorrer España es un reto lo suficientemente duro para reivindicar los derechos de los patinadores

 

Márquez también venderá su coche para la adquisición de una autocaravana que le servirá de vehículo de apoyo para comer y pasar las noches.

Su experiencia también servirá para que la Universidad de Málaga lleve a cabo un estudio sobre la capacidad pulmonar.

"La mitad de las personas a las que les cuento lo que voy a hacer no se lo creen y piensan que les estoy tomando el pelo", explicó.

Márquez cuenta con el apoyo de su mujer -que también practica con asiduidad el patinaje- de su hija, su madre y su hermana, de las que dice ser "su apoyo emocional".