La violencia en el fútbol que se practica desde el sur al centro de América sigue aumentando, los ultras o ‘barras bravas’ continúan haciendo de las suyas pese a la presencia policial, como vemos en el vídeo que hay sobre estas líneas que hemos recogido de YouTube.com.

¿Cómo parar la violencia? La mayoría de opiniones del debate se centran en una acción conjunta y organizada entre las autoridades gubernamentales (investigación y prevención policial), clubes (retirada de apoyo y exclusión de los campos) y también de los propios aficionados (marginación y repulsa social).

Pero esta lacra sigue incrustada en muchos países. En especial en América del Sur y Centroamérica, donde tradicionalmente salen las estrellas mundiales del fútbol y donde sus selecciones se reparten muchos Mundiales. Con todo, hay ideas originales.

En Argentina hace un año se creó ‘Salvemos al fútbol’ (www.salvemosalfutbol.com), formada por hinchas de varios clubes, ex jueces y árbitros, entre otros especialistas. Se trata de una Organización No Gubernamental que incluso es parte querellante en procesos judiciales por casos de violencia y corrupción, como el del presidente del Newell's Old Boys por "asociación ilícita" con los hinchas radicales de ese club.

En Costa Rica hay multas por cánticos que insulten a árbitros, directivos o jugadores. Es una norma impuesta en septiembre. 

En Río de Janeiro (Brasil), la afición del Universal Fútebol Clube se hace llamar "la más limpia del mundo", gracias al apoyo que con gritos y aplausos ofrece a los rivales y los buenos deseos que expresa a los árbitros. Homenajean al otro equipo, su común denominador es el credo evangélico.

Tienes alguna idea constructiva, plantéala en los comentarios.

Muchas noticias sobre violencia 

El último caso ocurrido hace unos días en Guatemala es un claro ejemplo de lo grave que está el asunto. Un directivo del Xelajú, campeón guatemalteco, fue asesinado a tiros en en el párking del estadio. Las causas aún se desconocen.

A finales de agosto, el centrocampista Roberto ‘Toro’ Acuña estuvo a punto de morir. Un balazo le rozó la frente cuando iba en el autobús del Olimpia, su equipo, en Paraguay.
Grupos organizados, peleas fuera y dentro del estadio, apedreamiento de autobuses o avalanchas son hechos que se repiten muy a menudo

Otros cuatro autobuses del Olimpia fueron atacados con armas de fuego en su visita al equipo del 12 de Octubre en Itaguá, que está a 35 kilómetros de la capital, Asunción.

En Ecuador murió un niño llamado Carlos Cedeño el pasado 16 de septiembre. Una bengala se clavó en el pecho del chaval, que no había cumplido aún los 11 años, antes de un partido entre el Barcelona y el Emelec, el clásico.

La temporada pasada en Venezuela los jugadores del Caracas tuvieron que abandonar el estadio del Portuguesa, donde perdieron por 0-1, tras esperar varias horas. Sus hinchas apedrearon el autobús y después de otra derrota, estos mismos aficionados se enfrentaron a la policía.

En Argentina casi cada jornada hay serios altercados. En febrero, heridos con armas blancas y de fuego en el estadio de River Plate, uno de los clubes más importantes, durante un partido con Lanús. El campo fue cerrado para varios partidos y algunos directivos fueron acusados de amparar a los violentos.

Están organizados en grupos con mucho poder, como si fueran una organización mafiosa, por eso cada vez que River Plate o Boca Juniors venden a un futbolista por una importante suma de millones hay tensión entre sus grupos. Quieren su parte. Incluso hay ultras violentos que llegan a Argentina para aprender sus sistemas.

Se atribuyen 223 muertos a las ‘barras bravas’ desde el comienzo de la era profesional del fútbol argentino (1930). En junio se asesinó a un hincha de Tigre, en agosto otra persona en una batalla entre facciones de River.

Hasta 223 asesinatos se atribuyen a las ‘barras bravas’

En enero una mujer de 35 años murió aplastada en el estadio de La Paz, en Bolivia. Una avalancha de aficionados intentó entrar por la fuerza y hubo además muchos heridos, entre ellos menores.

Esto también ocurre en Europa. Ayer mismo se arrestaron a 30 aficionados en Italia por las peleas previas al partido Torino-Juventus (0-1) en los alrededores del estadio. La policía intentó evitar el enfrentamiento entre hinchadas y terminó siendo el objetivo.

Los futbolistas también agreden

Hace unas semanas en Brasil un futbolista del Atlético Mineiro fue suspendido durante cuatro meses por golpear brutalmente a Kerlon, del Cruzeiro. El motivo, un regate acrobático denominado ‘foquinha’ con el que corre llevando el balón por el aire, golpeándolo con la cabeza.

El 27 de septiembre en Chile varios jugadores del Temuco, colista de Segunda División, dieron una paliza a un aficionado que les insultaba durante un entrenamiento.