Victoria estilo Capello
Emerson felicita a Raúl por el gol del delantero del Real Madrid.(Víctor Fraile/Reuters)
Valencia 0 Real madrid 1

Mestalla: 50.000 espectadores.

Valencia: Cañizares, Miguel, Ayala, Albiol, Curro Torres (Hugo Viana, min 81), Joaquín, Baraja, Pallardó (Tavano, min 72), Silva, Angulo y Villa (Vicente, min 15)

Real Madrid: Casillas, Míchel Salgado, Sergio Ramos, Cannavaro (Mejía, min 46), Roberto Carlos, Robinho (De la Red, min 68), Diarra, Emerson, Reyes, Raul y Van Nistelrooy.

gol 0-1 (min 51): Raul.

Árbitro: Medina Cantalejo (Colegio Andaluz). Amonestó, por el Real Madrid, a Cannavaro, Míchel Salgado y Diarra, y por el Valencia, a Baraja y Joaquín.

Las crónicas del Madrid de Fabio Capello siguen teniendo dos versiones: la práctica, que habla de un equipo dotado de una inmensa puntería, y la objetiva, sobre el juego madridista, realmente deprimente. Así queda resumido el partido que disputaron ayer el Madrid y el Valencia: un gol de Raúl, un cero en la nota final y el técnico madridista tan contento, esgrimiendo números a quien le rebata.

El Valencia, una enfermería ambulante con media docena de bajas para la cita, se encontró con el viento en contra nada más empezar: Villa, que había forzado para jugar, se tuvo que retirar lesionado al cuarto de hora.

El Real Madrid procuró tener el balón. Le fue difícil, pues Raúl disfrazado de Guti sigue siendo Raúl y porque el dúo Diarra-Emerson escurren el bulto –redondo– en cuanto pueden. Y así, fue el Valencia quien tuvo más ocasiones, aprovechando otro mal día de Cannavaro, con la mente en el Balón de Oro que le darán hoy.

La segunda parte acrecentó el dominio local y el Valencia se hinchó a fallar oportunidades clarísimas, una tras otra. Cuando la suerte cambió de  portería, Raúl no falló y los tres puntos viajaron a Madrid. Ahí estuvo el quid de la cuestión.