Vestuario concienciado
Un grupo de niños asiste al entrenamiento del Athletic Club, ayer en Lezama, con motivo de una visita escolar.(Chema Moya/Efe)
El Athletic Club vive encerrado en sí mismo de cara al crucial partido del próximo domingo frente al Levante. La plantilla, que no quiere hacer declaraciones más allá de las ruedas de prensa, sólo piensa en lograr los tres puntos. El pacto de Lezama.

«He visto a los jugadores tranquilos, concienciados y comprometidos», señaló Ana Urkijo, presidenta de la actual comisión gestora que dirige el equipo vizcaíno. Urkijo mostró su firme «convicción» de que el conjunto rojiblanco evitará el descenso.

«El equipo depende de sí mismo; jugamos en casa y, algo importantísimo, contamos con nuestra afición», recalcó Urkijo.

La mentalización ya la mostraba esta semana Joseba Etxeberria, uno de los pocos futbolistas que ha salido para hablar en público: «Sabemos que no podemos fallar y no vamos a fallar. No hay que pensar que algo puede salir mal».

Precisamente Etxeberria es uno de los fijos en el once titular con el que ensayó Mané ayer. Él e Ismael Urzaiz formarán la pareja de delanteros llamados a lograr la permanencia. El retorno al lateral derecho de Unai Expósito, baja la pasada jornada por acumulación de tarjetas, es la otra novedad del once.

Control antidopaje

Ana Urkijo mostró su sorpresa por el control antidopaje de la Federación Española al que se sometieron diez jugadores de la primera plantilla el pasado martes. «Estos controles son reglamentarios, pero me sorprende mucho que en esta semana tan importante hayan mandado uno para hacerlo», señaló.