Estadio Wanda Metropolitano
Imagen de archivo del interior del estadio Wanda Metropolitano. GTRES

Los representantes de la Asociación Señales de Humo, impulsores del recurso contencioso-administrativo estimado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que anula el plan urbanístico que afecta al estadio Wanda Metropolitano, aseguraron que esta decisión beneficia al Atlético de Madrid.

"Esta sentencia falla sobre un recurso que se interpone contra la Administración. Entendemos que el Atlético sale beneficiado y no solo eso, sino que tiene la sartén por el mango", explicó José Manuel Martínez, uno de los abogados de Señales de Humo, en una comparecencia ante los medios de comunicación.

Según los portavoces de esta organización, lo que dice la sentencia conocida este martes es que la modificación realizada del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) sobre los terrenos donde está el estadio es "nula" y que las administraciones, Ayuntamiento de Madrid y Comunidad de Madrid, son las responsables de solventarla.

Martínez señaló que la demanda que interpuso esta asociación "no es contra el Atlético ni persigue perjudicarlo", sino crear "estabilidad jurídica" ya que la modificación urbanística del terreno donde está el estadio fue "un fraude de ley".

Para los impulsores de Señales de Humo es difícil que la licencia del estadio pueda ser anulada si el Ayuntamiento, que es la administración que otorga ese permiso, es el responsable de esta situación.

Según ellos, si la sentencia adquiriera firmeza y el plan fuera considerado nulo, el Atlético tendría dos opciones: instar a la prórroga de la concesión del suelo donde está el estadio durante el plazo máximo de 75 años o exigir las indemnizaciones y retornar al estadio Vicente Calderón.

Bajo su punto de vista, dentro de los seis motivos por los cuales la sentencia ha considerado nula la modificación del PGOU hay "cuestiones muy difíciles de subsanar" que harían que la operación no fuera rentable, como hacer las transformaciones necesarias para solucionar el impacto acústico del estadio, o la necesidad de equipar al espacio con dotaciones públicas para que tenga interés público.

"Son todo ventajas para el Atlético, porque había unos incumplimientos por parte de las administraciones que a ellos les ponen en una situación de riesgo. Conseguir un mejor precio por el suelo y quedarse, o volver al Vicente Calderón. El suelo del Calderón va a revalorizarse y el del Wanda es un suelo deportivo que no va a revalorizarse", añadió el abogado Antonio Perea.

La previsión de los letrados de Señales de Humo es que el plazo de 30 días para interponer recurso de casación ante el Tribunal Supremo llegue hasta mediados de octubre -agosto es un mes inhábil a nivel judicial-, por lo que si los recursos son admitidos se abriría un plazo de tramitación de dos años y medio por el Supremo.

"Con esta sentencia, el estadio es un estadio construido por una entidad privada sobre suelo público. La figura tendría que ser otra, la compraventa no tendría sentido, habría que ir a una cesión", añadió Perea.

El presidente de Señales de Humo, José Luis Sánchez, señaló que su organización, formada por aficionados, socios y abonados del Atlético, pretende "defender el club y servir de foro de debate".

"El Atlético tiene la posibilidad de decidir si vuelve a su estadio e ingresar 270 millones de euros, u optar por seguir alargando el tema del Wanda. Esa posibilidad se le brinda. Simeone ha demostrado que económicamente el club gana si gana deportivamente", sentenció Sánchez.

Tanto el Ayuntamiento de Madrid como el Atlético, que está personado en la causa como parte afectada, anunciaron este martes su intención de recurrir la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y el consistorio señaló que trabajará para que el equipo rojiblanco siga jugando en el estadio