Fernando Echávarri y Antón Paz se adjudicaron al medalla de oro de la clase Tornado en los Juegos de Pekín 2008, tras la disputad de la regata por las medallas.

La medalla de plata fue para los australianos Darren Bundock y Glenn Ashby y el bronce para por los argentinos Santiago Lange y Carlos Espínola.

La regata por las medallas fue ganada por los británicos Leigh McMillan y Wii Howden, que no tenían nada que hacer por las medallas, seguidos de los canadienses Oscar Johansson y Kevin Stittle. Fernando y Antón finalizaron cuartos, por delante de australianos y argentinos, lo que les daba automáticamente la medalla de oro.

Fernando y Antón no quisieron problemas

Fernando y Antón no quisieron problemas. Salieron en posiciones intermedias y en la ceñida inicial ya demostraron que iban a por todas, pasando por la primera baliza en el primer lugar, mientras que sus principales rivales para la medalla, los australianos y los argentinos, en un intento casi a la desesperada de dar un vuelco a la clasificación, buscaron un bordo más a tierra que no les fue bien, ya que llegaron en las últimas posiciones.

En la primera empopada y en vista de que sus rivales estaban muy por detrás, los españoles relajaron su ritmo y navegaron con un ojo puesto en su popa, donde navegaban australianos y argentinos, por lo que ya perdieron dos puestos en el paso por la baliza. Los alemanes, con opciones de medalla pese a su cuarto puesto, quedaron descartados cuando volcaron en esta empopada, lo que les dejó totalmente fuera de combate.

En la segunda ceñida ya se vio claramente que los españoles estaban marcando a sus rivales, pues les bastaba con quedar por delante, y dejó a éstos el esfuerzo de intentar superarles. Los australianos y los argentinos se dejaron ya de pruebas y se pusieron a la estela de Fernando y Antón.

Tras el paso por la baliza de barlovento y al encarar la última empopada ya casi se comprobó que australianos y argentinos daban por bueno el resultado de la regata ante la fortaleza del dúo español. Se aseguraban la plata y el bronce, respectivamente.

Recuerdo a las víctimas de Barajas

Fernando Echávarri y Antón Paz quisieron dedicar su triunfo a todas la familias de las víctimas del accidente aéreo de Madrid, en el que han muerto 153 personas.

"Hoy, por un lado, es un gran día para nosotros, pero por otro un día de tristeza por todos los muertos que ha habido en el accidente en Madrid. Personalmente quiero dedicar este triunfo a todos los familiares las personas fallecidas en este trágico accidente", afirmó Fernando Echávarri nada más obtener el oro olímpico tras la regata por las medallas.

Antón Paz, tripulante de la embarcación española, quiso también unirse en esa dedicatoria a las víctimas del accidente de avión y añadió: "Como ha dicho Fernando, queremos dar el pésame a todas las familias que han perdido seres queridos en ese accidente".