Desafío español
La tripulación del Desafío Espanol (Reuters). REUTERS

Tan lejano pero tan cercano. Por fin llega el gran día en el que los once desafíos comienzan la Louis Vuitton Cup, competición en la que lucharán por convertirse en el equipo que navegue contra el Alingui suizo en la 32ª Copa América de vela. El sindicato español comienza la primera jornada del Round Robin 1 con sólo una regata donde se batirá contra los italianos del +39, ya recuperados de la rotura del palo.

El director técnico-deportivo de Desafío Español 2007, Agustín Zulueta, valoró el balance de los últimos cuatro años de trabajo como "muy positivos" y recalcó el "potente" resultado final. "Saldremos a ganar todos los días", añadió el caña del conjunto español, Karol Jabonski.

El Acto 13 demostró que el nivel de los equipos es muy competitivo y las diferencias entre los distintos barcos son mínimas. El director técnico-táctico del "desafío de todos" -lema de la tripulación-, John Cutler, subrayó la fortaleza de sindicatos como el Mascalzone Latino. El estratega español, Santiago López-Vázquez, coincidió en destacar la igualdad entre las tripulaciones y aseguró que las regatas se decidirían "cada día".

El Acto 13 demostró que el nivel de los equipos es muy competitivo y las diferencias entre los distintos barcos son mínimas

A partir del lunes y hasta el 22 de abril, cuando se de paso a la segunda vuelta de la Louis Vuitton Cup, Desafío Español se enfrentará en dos regatas a modo de Match Race (uno contra uno) cada día, excepto el próximo domingo que sólo navegará frente a Luna Rossa y el viernes que será día de reserva.

Por su parte, el Defensor de la jarra de las 100 Guineas permanecerá entrenando al margen de los challenguers. El sindicato suizo Alinghi, ganador del duelo final de la Copa América 2003 de Auckland (Nueva Zelanda), continuará desarrollando una competición interna que decidirá el barco y los 17 tripulantes que se embarcarán contra el ganador de la Louis Vuitton Cup.

Los dos campos de regatas, uno ubicado frente a la playa de la Malvarrosa de Valencia y otro delante de la costa del Saler, serán el escenario de la Fórmula-1 de la vela, donde once brigadas procedentes de nueve países distintos irán cayendo ante la más fuerte y experimentada combinación.