El equipo canario Vecindario está inmerso en una profunda crisis económica, sus jugadores llevan dos meses sin cobrar, y esta situación ha provocado que muchos jugadores abandonen las Islas Canarias.

Estos motivos han provocado que su secretario técnico, Raúl Borrero, abandone su cargo en el club y vuelva a saltar al terreno de juego a sus 36 años. El vasco había colgado las botas al final de la temporada pasada, pero ha tenido que volver a jugar: "Tengo que jugar porque la plantilla se está reduciendo", afirma.

Según informa el diario Marca, el pasado domingo Borrero jugó los últimos 20 minutos. "Me gusta jugar en punta, pero he tenido que ayudar en mediocampo. Haré todo lo que pueda por sacar esto adelante. Jugaré sin cobrar nada", añade el secretario y jugador vasco.