Valverde muestra sus progresos
Bradley Wiggins, en los primeros instantes de la contrarreloj. (Robert Pratta / Reuters)

El británico Bradley Wiggins (Cofidis), campeón olímpico en Atenas 2004 en la modalidad de cuatro kilómetros en persecución individual, hizo buena su potencia para imponerse en el prólogo de la Dauphiné Libéré, el Tour en  miniatura, que arrancó ayer en Grenoble con una crono de 4,2 km, la distancia ideal para Wiggins, primer líder.

El murciano Alejandro Valverde volvió a mostrar sus progresos en la contrarreloj al concluir quinto, a tres segundos de Wiggins. El líder del Caisse d’Epargne, que esta temporada ya se ha estrenado con victorias frente al cronómetro, realizó mejor tiempo que todo un especialista como el estadounidense David Zabriskie (CSC), sexto, o el británico David Millar, undécimo.

Levi, en forma

El vigente ganador de la prueba, el estadounidense Levi Leipheimer (Discovery Channel), concluyó segundo, a un segundo de Wiggins. El kazajo Vinokourov, uno de los grandes favoritos y ganador de la Vuelta 2006, concluyó vigésimo primero, a 9 segundos del ganador. Alberto Contador finalizó en el puesto 18, a ocho segundos. Óscar Pereiro, por su parte, concluyó el vigésimo séptimo. Hoy, primera etapa, con meta en Roanne, tras 219 kilómetros.

Zaballa ‘reaparece’ en Arrate

El cántabro Constantino Zaballa, del equipo Caisse d’Epargne, se adjudicó la general de la Bicicleta Vasca al imponerse en el Santuario de Arrate, final de la tercera y última etapa. «Esta victoria es una recompensa para seguir adelante en estos tiempos duros por los que está atravensado el ciclismo», señaló el ganador, que se metió en una temprana fuga de ocho corredores que acabó jugándose la carrera. El nombre de Zaballa apareció entre los papeles del doctor Eufemiano Fuentes.