El fallo de la sentencia, adoptada por unanimidad de las tres magistradas del tribunal -Samantha Romero, presidenta y ponente; Rocío Martín y Eleonora Moyá-, indicó que Urdangarín es culpable de un delito continuado de prevaricación en concurso medial con un delito de falsedad en documento público y con un delito de malversación de caudales públicos, por el que se le condena a 2 años y 8 meses de prisión, a una multa de 7 meses y 17 días con una cuota diaria de diez euros y a 2 años y 7 meses de inhabilitación especial para empleo o cargo público autonómico y local de la Comunidad Autónoma de Baleares.

Además, también es condenado por un delito de fraude a la Administración Pública a 7 meses de prisión y a 4 años y 6 meses de inhabilitación especial para empleo o cargo público autonómico y local de la Comunidad Autónoma de Baleares, a un año de prisión por un delito de tráfico de influencias, a otro año por un delito contra la Hacienda Pública, que conlleva una multa del duplo de la cantidad defraudada (259.478,38 euros), y a otro más por otro delito contra la Hacienda Pública, por el que se le condena a 1 año de prisión y a una multa del duplo de la cantidad defraudada (253.075,30 euros).

La suma de las penas es la siguiente: 6 años y 3 meses de prisión, 7 años y un mes de inhabilitación especial y multa de 512.553,68 euros. También se le condena a la responsabilidad civil que figura determinada en el fallo de la sentencia cuya copia se adjunta.

Urdangarín jugó en el FC Barcelona durante 14 temporadas, de 1986 a 2000, conquistando inumerables títulos, entre ellos seis Copas de Europa, cinco de ellas consecutivas, o diez Ligas Asobal. También fue internacional con la selección española, colgándose dos medallas olímpicas de bronce en Atlanta'96 y Sydney 2000, y otra de bronce en el Europeo de 2000. Además, fue vicepresidente del Comité Olímpico Español (COE).