Los JJ OO vuelven a Tokio, una vez más ejemplo de superación

  • Fue anfitriona del mayor espectáculo deportivo del mundo en 1964.
  • Su objetivo en esta ocasión es levantar el espíritu tras el tsunami de 2011.
  • Cuenta con una red de transporte imbatible, se celebrarán junto al mar y utilizará parte de las infraestructuras de los Juegos anteriores.
  • El presidente del COI ha destacado que Tokio ha ganado "de manera convincente" y "ha demostrado que apoya el movimiento olímpico".
  • CRÓNICA: Madrid cae a la primera y Tokio organizrá los Juegos 2020.
La delegación japonesa celebra su elección para albergar los Juegos de 2020.
La delegación japonesa celebra su elección para albergar los Juegos de 2020.
EFE

Tokiovolverá en 2020 a acoger unos Juegos Olímpicos después de haber sido ya la anfitriona del mayor espectáculo deportivo del mundo en 1964, cuando como ahora Japón quería demostrar que es un país con capacidad para seguir adelante tras los momentos más duros. Si en los años 60 la capital nipona quería enseñar que era una ciudad nueva y en crecimiento tras los estragos de la II Guerra Mundial, con los Juegos de 2020 se trata de levantar el espíritu tras el devastador terremoto y tsunami de 2011.

Los responsables de Tokio 2020 explicaron desde el principio que estos Juegos tendrán un papel muy importante en el proceso de "recuperación física y psicológica" del país tras el desastre. Una tragedia, la peor vivida por el país desde la guerra, que dejó arrasado parte del noreste del país y causó más 18.500 muertos y desaparecidos, además de la crisis nuclear de Fukushima. Precisamente, las fugas radiactivas desde la central detectadas este verano han puesto de manifiesto que el asunto no está resuelto y ha sido el principal enemigo de la candidatura.

Mientras el Gobierno hace frente con dificultades al problema, Tokio, a poco más de 200 kilómetros de la accidentada central nuclear, se prepara ya para albergar unos Juegos que se celebrarán junto al mar y que serán ultra compactos.

Una de las ideas de la candidatura siempre ha sido modernizar el legado que dejaron los Juegos de 1964, los primeros celebrados en Asia. Aquellos Juegos, en los que participaron 5.000 atletas de 93 países, se utilizaron para que se volviera a aceptar a Japón en la comunidad internacional y lanzar una imagen positiva de la cultura japonesa que quedó muy deteriorada después del sangriento conflicto bélico.

Red de transporte imbatible

Se trataba de enseñar un país avanzado y moderno, y la devastada ciudad, coincidiendo con el evento deportivo, experimentó un boom urbanístico y de transporte que transformó Tokio. La urbe más poblada del mundo sigue ahora disfrutando de un red de transporte imbatible y utilizará parte de las infraestructuras de aquellos Juegos, como el estadio olímpico.

La arquitecta Zaha Hadid ha proyectado sobre la base del histórico edificio uno nuevo, imponente y futurista, con capacidad para 80.000 personas y que acogerá las ceremonias de apertura y clausura, el atletismo, y partidos de fútbol y rugby.

Además se reutilizarán otras seis instalaciones ya existentes (como los gimnasios Nacional y Metropolitano o el estadio de Sumo Kokugikan y el de Budokan de artes marciales), todas ellas en la denominada "zona patrimonial", que corresponde al núcleo de los anteriores JJ OO.

Si los de 1964 fueron la muestra del denominado milagro económico japonés de la posguerra, los de 2020 pretenden también ser emblema y motor del resurgir de la tercera economía del mundo, que ahora parece que empieza a revivir después de años de estancamiento.

Fue "convincente"

El presidente del COI, el belga Jacques Rogge, ha destacado que Tokio ha ganado la sede de los Juegos Olímpicos de 2020 "de manera convincente". A juicio de Rogge, Tokio "ha demostrado que apoya el movimiento olímpico". "Tenemos confianza en que organizarán unos Juegos excelentes", ha afirmado Rogge tras firmar el contrato para 2020 con la candidatura japonesa. "La base de su propuesta" y "la experiencia de candidaturas anteriores" han sido, en opinión del presidente, el fundamento de la victoria.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, se ha declarado "feliz y exultante" por la victoria de Tokio en la elección de la sede de los Juegos de 2020 y ha prometido que harán "todo lo posible por cumplir con las expectativas". "Voy a ser sincero: estoy tan feliz... Estoy exultante y quisiera compartir la alegría con todo el pueblo japonés", afirmó en una conferencia de prensa con el presidente del COI, el belga Jacques Rogge.

"Trabajaremos en una única dirección. Hoy mismo regreso a Japón y trabajaremos desde el primer minuto por nuestro objetivo", ha agregado en conferencia de prensa. "Hemos ganado gracias al apoyo de muchas personas. El Movimiento Olímpico en Japón va a extenderse por el resto del mundo y por eso nos han apoyado", ha opinado.

La fortaleza del yen

La candidatura tokiota también se ha apoyado en la fortaleza de su moneda, el yen, sólido económicamente para afrontar la construcción de las infraestructuras necesarias para la cita de dentro de 7 años con la antelación suficiente.

Tokio ha diseñado un proyecto compacto con el 85 por ciento de sus sedes en un radio de ocho kilómetros respecto a la Villa Olímpica, sedes que estarían construidas en mayo 2019 gracias a un fondo de reserva de 4.500 millones de dólares (3.425 millones de euros).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento