La Comisión anticorrupción de la ATP ha sancionado a los tenistas italianos Potito Starace y Daniele Bracciali con seis semanas y tres meses de suspensión, respectivamente, por haber realizado apuestas en Internet sobre partidos de tenis, confirmó la Federación Italiana de Tenis.

La ATP ha aceptado la propuesta de sanción presentada por los abogados de los dos tenistas italianos y que suponen seis semanas de suspensión y 30.000 dólares de multa para el número uno italiano, Starace, y tres meses y 20.000 dólares para Bracciali.

Según indican los medios locales, la suspensión comenzará desde el 1 de enero, por lo que Starace podrá ya comenzar en Sudamérica a mediados de febrero la temporada en tierra batida, mientras que Bracciali aprovechará el parón para operarse del hombro derecho.

Condenas "demasiado severas"

En un comunicado, la Federación italiana de Tenis afirmó que se trata de condenas "demasiado severas respecto a las violaciones cometidas".

Starace ha sido condenado por apostar hace dos años 90 euros, mientras que Bracciali realizó unas 50 apuestas por un valor de 5 euros entre 2004 y 2005

La Federación explica que "Starace ha sido condenado por apostar hace dos años 90 euros, mientras que Bracciali realizó unas 50 apuestas por un valor de 5 euros entre 2004 y 2005" y añade que "ninguno apostó por uno de sus encuentros y además no ganaron algún dinero".

El organismo recuerda que al igual que el tenista italiano Alessio di Mauro, de 31 años, sancionado en noviembre por la ATP con nueve meses de suspensión y una multa de 60.000 dólares, por la misma violación, "se ha tratado de una falta de conocimiento de las reglas de la ATP" y que ambos tenistas no volvieron a apostar cuando descubrieron que estaba prohibido.

Asimismo, La Federación denuncia que la ATP "conocía desde hace años las apuestas realizadas por los dos tenistas italianos y sólo ahora se ha decidido a actuar para demostrar que se está controlando el verdadero escándalos de los partidos amañados".

"Espero que paguen todos con la misma dureza que han reservado sólo a los italianos. Esto es un asco. Nos han masacrado sólo a nosotros y no se ha resuelto el verdadero problema, que es el de los partidos vendidos", explica Starace en la página de la Federación.