Las declaraciones salen al paso del posible interés del grupo inversor MSI, propietario del Corinthians brasileño, equipo cercano al propietario del Chelsea, Roman Abramovich, por fichar al futbolista brasileño por diez millones de euros.