La pasada temporada, el Sevilla jugó el mejor fútbol de España basándose en su inmenso talento individual unido a la perfección en el colectivo. Este curso, comenzó irregular, lastrado por la trágica muerte de Puerta y la inesperada marcha de Juande Ramos al fútbol inglés.

Pero una vez superado ese momento de bache, el Sevilla ha recuperado su mejor juego y se ha embalado camino de la zona Champions, de la que ya sólo está a dos puntos. ¿Las claves de la recuperación del equipo? El regreso a su mejor forma de varios jugadores.

Dani Alvés: Al final no se fue al Chelsea, jugó varios partidos en el limbo pero ha vuelto a jugar como de costumbre.

Capel: El canterano está mejorando cada día más y al Barcelona ya le volvió loco en el Pizjuán. Navas también se ha enchufado al buen juego.

Luis Fabiano: El delantero en mejor forma de toda Europa. Lleva ya 18 goles y persigue la Bota de Oro como máximo goleador europeo, a dos de Ronaldo.

Keita y Kanouté: Han regresado en perfecta forma de la Copa de África.

Mientras, el Betis de Chaparro continúa por la irregularidad, pero al menos ha salido de los puestos de descenso, gracias especialmente a los nueve goles de Edu. El delantero brasileño se está convirtiendo en las últimas jornadas en el salvador del equipo bético: le marcó un gol al Real Madrid y otro al Mallorca. Ya la pasada campaña, Edu fue una pieza trascendental en la salvación del descenso de los béticos.

Lopera se marea

No obstante, la actualidad bética estuvo ayer en la recepción real que tuvieron en Madrid, y a la que no pudo asistir Lopera. El máximo accionista del equipo bético sufrió mareos y una indisposición durante su trayecto a Madrid en el AVE. Cuando llegó a Madrid, Lopera tardó 20 minutos en bajar del tren y se marchó a recuperarse.