Miles de aficionados y aficionadas sevillistas festejaron en la capital andaluza el título de la Copa de la UEFA, que logró el equipo andaluz por segundo año consecutivo.

Unas diez mil personas siguieron el partido en el Auditorio Rocío Jurado, instalado en la Isla de la Cartuja, a través de una pantalla gigante.

Una gran cantidad de seguidores del Sevilla FC, con banderas, bufandas y otros distintivos del club, se trasladó luego, poco a poco, desde distintos puntos de la ciudad, hasta la plaza de la Puerta de Jerez, lugar escogido por el club sevillista para celebrar sus éxitos.

La expedición sevillista tiene previsto su regreso mañana para llegar a la capital andaluza
sobre las 17.00 horas para, desde el aeropuerto, ir a la Catedral y ofrecer la Copa de la UEFA a la Virgen de los Reyes, patrona de la ciudad, y luego desplazarse al ayuntamiento hispalense.

El estadio será otro punto de obligado cumplimiento donde el Sevilla ofrecerá a sus seguidores la segunda Copa de la UEFA.

En el Palau, decepción

Once mil aficionados del Espanyol vibraron con su equipo en el Palau Sant Jordi de Barcelona, desde donde siguieron a través de un pantalla gigante la final de la Copa de la UEFA.

Los seguidores blanquiazules sufrieron durante todo el encuentro por las dificultades que pasaron sus jugadores y, tras el lanzamiento de penaltis con el que se decidió el título, reflejaron la imagen de la tristeza por la derrota.