Wawrinka
Stan Wawrinka, rompiendo la raqueta. EFE

Serena Williams fue la protagonista del pasado fin de semana en el mundo deportivo.

La menor de las Williams fue sancionada en el segundo set de la final del US Open contra la japonesa Naomi Osaka por el juez de silla, el portugués Carlos Ramos, por cometer tres violaciones al códigco de conducta: recibir ayuda desde el palco de su entrenador, Patrick Mouratoglou, romper la raqueta contra el suelo (por lo que le quitaron un punto durante el juego) y abuso verbal al llamarle "ladrón" (le quitó un juego).

Las acciones de Williams, que en la rueda de prensa posterior al partido dijo que las sanciones fueron "sexistas", eclipsaron el triunfo de Osaka, de 20 años, que se convirtió en la primera tenista japonesa que gana el Abierto de Estados Unidos y un torneo del Grand Slam.

Un espectáculo en el que la estadounidense perdió los nervios, algo que no le suele pasar a ella pero sí en su deporte. El tenis ha visto cómo, a lo largo de su historia, muchos profesionales la han 'liado' sobre la pista.

McEnroe. Quizá el tenista más polémico de la historia, tuvo varios incidentes a lo largo de su carrera. Una de las veces fue descalificado de un Open de Australia, en 1990, al infringir en repetidas ocasiones las normas.

Rafa Nadal. El balear las ha tenido buensas también, tanto con rivales como con jueces de silla.

En Hamburgo 2015, el mallorquín discutió con Fabio Fognini, que se acercó, incluso, a la silla de Nadal.

En los octavos de Roland Garros 2017, Nadal discutió acaloradamente con el juez de silla: "No me vas a pitar más", le espetó el balear.

Denis Shapovalov. En 2017, el equipo que representó a Canadá en la Davis fue descalificado por un golpe al juez de silla luego de un error de Denis Shapovalov, que dio un pelortazo al aire y la bola acabó impactando en un ojo del juez de silla.

Wawrinka. También muy dado a pelearse en la pista y a tener gestos poco deportivos, como romper la raqueta. Con jueces, público, compañeros... En el Open de Australia de 2017 discutió con Tsonga en el descanso. Ambos se recriminaban... ¡que se miraban mutuamente durante el encuentro!

Feliciano López. El español no se libra de aparecer en la lista. Y es que a veces uno no puede controlar los nervios y acaba cayendo en discusiones. Una de ellas, con Wawrinka -experto en estas lides- en Wimbledon tras recriminarle este que gritara tras fallar. Otra, la que protagonizó, junto a Juan Mónaco, con Leander Paes y Mahesh Bhupathi en dobles del Open de Australia 2011 por su actitud desafiante.

David Ferrer. El español, en el partido de US Open de 2008 que le enfrentaba a Kei Nishikori, arremetió contra la juez de silla diciendo que no se puede dejar hacer nada a las mujeres.

Del Potro. El argentino se las tuvo con Pouille por culpa de un Ojo de Halcón y que acabó con un contundente "¡Cállate!" por parte del tenista argentino. ¿Quién tenía razón?