Mike Tobey y Joan Sastre
El pívot estadounidense del Iberostar Tenerife, Mike Tobey (d), y el escolta del Valencia, Joan Sastre (i), durante los cuartos de la Copa del Rey de baloncesto. EFE / Ángel Medina G.

Iberostar Tenerife protagonizó la primera sorpresa de la Copa del Rey de baloncesto 2018 al eliminar en cuartos de final al cabeza de serie Valencia Basket, vigente campeón de Liga Endesa y Supercopa, por 72-79 en un intenso partido inaugural que supone su primer triunfo en la historia del torneo.

Después, el Real Madrid logró  su billete tras superar, en una igualada eliminatoria de cuartos de final, al Unicaja de Málaga, al que derrotó por 89-84 tras remontar en los últimos minutos.

Iberostar Tenerife - Valencia Basket (71-79)

El conjunto canario fue durante casi todo el primer cuarto a remolque en el marcador. El Valencia, con Erick Green como improvisado base ante las ausencias en esa posición en el equipo de Txus Vidorreta, fue distanciándose gracias a los triples de Rafa Martínez y el alemán Tibor Pleiss (12-7), pero Tenerife encadenó un parcial de 0-5 con el que igualaba a doce en el ecuador de este primer periodo.

La ruidosa afición del conjunto tinerfeño disfrutaba del juego de su equipo, especialmente tras una canasta tras reverso de Javi Beirán (18-20), aunque el exjugador de Iberostar Doornekamp permitió a los suyos cerrar el parcial un punto arriba merced a un triple casi sobre la bocina (21-20).

El veterano Fernando San Emeterio comenzó el segundo cuarto con una nueva canasta para su equipo, aunque Iberostar despertó por medio de Tobey y empató a 26 casi a continuación. El encuentro se decidía en esos instantes bajo los dos aros monopolizando los ataques y las canastas, hasta llegarse a la mitad del choque con empate a 36 y todo por decidirse.

Tras el paso por vestuarios, Iberostar salió con ganas de ir a por el encuentro ante un Valencia que echaba en falta un director de juego y, de esa forma, llegó a gozar de una renta de siete puntos (44-51), por lo que Vidorrreta paró el partido y a continuación Green, con dos triples consecutivos, aumentaba la emoción (52-53).

El Tenerife, pese a la gran actuación de Green en este periodo, fue capaz de llegar al último cuarto cuatro arriba (55-59) y con un Javi Beirán arengando a una afición que, al grito de 'sí se puede', empezaba a vislumbrar la posibilidad de meterse en semifinales. Sin embargo, las eliminaciones por personales de los pívots tinerfeños Fran Vázquez y Mike Tobey fue aprovechada por Valencia para situarse a solo tres puntos en el último minuto, aunque los tiros libres de Tim Abromaitis sentenciaron el choque y tumbaron al vigente campeón de Liga.

Real Madrid - Unicaja (89-84)

El Real Madrid, magistralmente dirigido por el argentino Facundo Campazzo, venció a un Unicaja Málaga que plantó cara hasta los minutos finales y, por instantes, también rozó el pase a las semifinales de la Copa. El primer cuarto tuvo un ritmo trepidante, con dos equipos que apenas se lo pensaban a la hora de buscar la canasta rival.

Los blancos lograban mínimas rentas ante un Unicaja que no le perdía la cara al choque y planteaba demasiados problemas al vigente campeón, en el que brillaba especialmente Fabien Causeur, autor de nueve tantos en este periodo. Los malagueños comenzaban el segundo cuarto con una pequeña desventaja (26-23), tras un postrero triple de Causeur al término del primer periodo, aunque volteaba espectacularmente el electrónico con un parcial de 0-14, gracias a los puntos de Carlos Suárez y un letal Adam Waczynski (31-37).

El Madrid, con mayor fondo de banquillo, reaccionó a tiempo y fue recortando paulatinamente la desventaja hasta marcharse al descanso con una mínima renta tras sendos triples en los últimos instantes de Doncic y Campazzo (46-45). Un triple de Dani Díaz nada más reiniciarse el encuentro volvía a poner por delante a Unicaja, pero el Madrid, con una defensa intensa y el poder intimidatorio de los centímetros de Edy Tavares, lograba posteriormente un parcial de 8-0.

Pese a todo, el conjunto andaluz de Joan Plaza se fue al último cuarto con dos puntos a su favor (64-66) y con serias posibilidades de dar una nueva sorpresa en esta jornada de cuartos. El Madrid, con dos bases en pista (Campazzo y Doncic), intentaba remontar, pero un sólido Unicaja seguía por delante a falta de solo cinco minutos para concluir el choque (69-74), tras una espectacular entrada a canasta de Nemanja Nedovic.

Waczynski elevaba considerablemente la moral de su conjunto tras un triple que ponía el 70-77 a 4.35 para el término, pero el Madrid volvió a meterse en el partido gracias a Campazzo y Rudy Fernández y empató a 77, con solo 2.52 por disputarse. En los últimos instantes el Real Madrid se mostró más entero que un Unicaja que supo gestionar peor sus posesiones, lo que permitió el sufrido triunfo blanco que le acerca a su quinto título consecutivo en la Copa.