De los tres españoles que buscaban una plaza en la final de 1.500 m de los Mundiales de atletismo de Osaka, dos han conseguido clasificarse por cauces normales: Arturo Casado y Sergio Gallardo. Juan Carlos Higuero, les siguió cuatro horas después por decisión del Jurado de Apelación, que atendió la reclamación oficial de la delegación española.

Junto a Higuero fue recalificado para la final el marroquí Youssef Baba, igualmente perjudicado en el rifirrafe. Se trata de la segunda decisión favorable a España del Jurado, que el domingo devolvió a Paquillo la medalla de plata que le había quitado un juez en la prueba de 20 km. marcha. 

En la prueba reina del mediofondo, tendrán como principales rivales en la lucha por los metales a los estadounidenses Bernard Lagat (de origen keniata) y Alan Webb, quien ostenta la mejor marca del año, y al francés de origen marroquí Mehdi Baala.

Higuero, entre codazos

Juan Carlos Higuero estaba solo en una semifinal difícil con el estadounidense Bernard Lagat, el francés Mehdi Baala y los kenianos Daniel Kipchirchir Komen y Asbel Kiprop, que fue quien tomó el mando al principio, con el español a su derecha.

Al paso por el 800 (en 1.02,94) Baala tomó posiciones e Higuero la cuerda.

El burgalés atajó sin contemplaciones el intento del francés de pasarle por dentro, pero salió trastabillado de la pelea a codazos que se desencadenó en la recta final en un grupo que, marchando a un ritmo lento, había llegado casi compacto al esprint.

El etíope Mekonnen Gebremehdin propinó un fuerte golpe en el pecho a Higuero para impedirle progresar por dentro en pleno esprint, y el español cayó al fondo del grupo, noveno (en 3.44,15), eliminado en semifinales de un Mundial en el que no descartaba subir al podio.

Casado, sin grandes problemas

La discreta marca vencedora de Lagat (3:42.39) en la primera semifinal favoreció a los participantes en la segunda serie, entre ellos Arturo Casado y Sergio Gallardo, que además de las cinco plazas de finalista por puestos podían optar con cierta facilidad a las dos de repesca bajando de 3.43,39.

Casado tomó la cabeza del grupo con decisión y Gallardo se pegó a él para recorrer sin novedad el primer kilómetro. El paquete, como en la serie anterior, estaba entero al toque de campana y todo se ventiló en la última vuelta, cuando el defensor del título, el bahrainí Rashid Ramzi, lanzó un esprint largo que abrió espacios al mexicano Juan Luis Barrios (segundo) y a Casado (tercero) mientras Gallardo perdía fuerza aunque pasaba por tiempos (fue sexto con 3.41,14).