Suso, ante Rusia
Suso, en el partido entre Rusia y España. EFE

Pocas veces un equipo anfitrión ha tenido unas expectativas tan bajas. Y es que los rusos pasan un mal momento futbolístico, carente de referencias y con una alarmante falta de talento.

Desde 2008, cuando de la mano de Arshavin deslumbraron en la Eurocopa antes de caer en semifinales ante España, el nivel de Rusia ha ido bajando, confirmado con el desastroso Mundial de 2014 (un punto en un grupo con Bélgica, Corea del Sur y Argelia) y la también decepcionante Eurocopa 2016 (empate ante Inglaterra, derrotas ante Eslovaquia y Gales).

En la pasada Confederaciones, mejoró el conjunto báltico, pero no fue capaz de superar a Portugal y México, y los brotes verdes se vieron en el amistoso ante la poderosa España, en el que arrancó un empate gracias más al orgullo que al juego.

El gran problema de Rusia es que presenta una lista en la que la grandísima mayoría de sus futbolistas juegan en la liga local y cuya experiencia al máximo nivel es bastante limitada. Toca fiarlo todo a la épica, al plus que da el aliento del público... y a un grupo no demasiado fuerte con Arabia Saudí, as

La estrella: Fedor Smolov

Cuesta mucho, demasiado, encontrar a alguien que realmente destaque en esta Rusia demasiado falta de talento. Smolov, un auténtico trotamundos, está consolidado ya como uno de los mejores atacantes del fútbol de su país y la responsabilidad del gol será suya.