El entrenador del Celta, Hristo Stoichkov, que lleva una victoria y cinco derrotas desde que llegó al banquillo vigués, arremetió ayer contra sus propios jugadores, a los que acusó de falta de entrega: «Han faltado mayores dosis de compromiso y lo que quiero ahora es cambiar esta dinámica. Sería bueno que mi equipo recordara que la suerte hay que buscarla, no esperarla. Hemos hecho el ridículo». El búlgaro señaló que ya piensa en la próxima campaña: «Después del verano tomaré medidas drásticas».