Bernd Schuster, observa a su equipo desde el banquillo.
Bernd Schuster, observa a su equipo desde el banquillo (EFE). Jorge Zapata / EFE
Al Real Madrid se le agota el tiempo. A cuatro días de su debut en la Liga ante el Atlético de Madrid, el equipo de Bernd Schuster atraviesa
una situación difícil: el equipo juega mal, los refuerzos de momento no han mejorado lo del año pasado y la plantilla sigue sin cerrarse.

 

La abultada derrota ante el Sevilla en la Supercopa ha aumentado la intranquilidad de Schuster y del propio Ramón Calderón, que el lunes por la noche se reunió con Pedja Mijatovic y el técnico alemán para analizar la situación.

Schuster se queja de la sensación de provisionalidad que reina en el club. Así se lo hizo saber a los dirigentes blancos.

Somos los únicos que estamos así. El Barça y el Sevilla cerraron sus plantillas hace tiempo

El entrenador aún no tiene cerrada la plantilla: no sabe quién va a venir (las opciones no son muchas: Robben o Alves, según apuntan algunos rumores) ni quién se va a ir. "Le gustaría que las cosas no fueran tan lentas", afirman desde el entorno del alemán.

"Somos los únicos que estamos así. El Barça y el Sevilla cerraron sus plantillas hace tiempo y trabajan con el grupo completo. Eso influye mucho", dice un miembro del cuerpo técnico.

Schuster se desespera porque, dice, sin la plantilla al completo no puede arreglar los problemas que el equipo sufre en ataque y en defensa.

Se queja también el alemán de que no tiene jugadores de banda y de que la plantilla está descompensada. Las salidas de Beckham y de Roberto Carlos no han sido compensadas: Balboa aún está muy verde y Drenthe aún debe adaptarse.

Y no sólo eso: en el equipo hay un exceso de mediapuntas; en algunas posiciones sobran jugadores y en otras faltan.

Las decisiones de Schuster

Esa sensación de provisionalidad incide en las decisiones de Schuster: el alemán sigue sin encontrar la tecla.

La plantilla está descompensada, pero el nuevo entrenador aún no ha definido un sistema de juego: ha jugado con un doble pívote en la ida de la Supercopa y ha cambiado demasiadas veces a los jugadores de posición.

¿Otro delantero?

Por si esto fuera poco, Schuster se está planteando la necesidad de otro delantero, según el diario As. No confía en la capacidad de Soldado y a Saviola lo ve más como un segundo delantero, no como un ariete que pueda sustituir a Van Nistelrooy.

En su reunión con Calderón y Mijatovic, Schuster les pidió otro nueve. El club piensa en Diego Milito.

A diez días para que se cierre el mercado de verano y a cuatro para que empiece la Liga, el Madrid está lleno de dudas, dentro y fuera del campo.