Cristiano dice adiós a su tristeza y acerca al Madrid a cuartos

Gol de Cristiano Ronaldo ante el Schalke.
Gol de Cristiano Ronaldo ante el Schalke.
EFE

Cualquier comparación con el 1-6 del año pasado iba a ser negativa, pero el Madrid hizo lo que tenía que hacer: ganó en el Veltins Arena (0-2), dejó la eliminatoria sentenciada… y marcó Cristiano. El ánimo del luso parece ligado al del resto del equipo, y recuperar al último Balón de Oro es tan importante o más para los de Ancelotti que la victoria. Al gol del ‘7’ le sucedió una sonrisa y una reivindicación.

El ritmo de los blancos (perdón, de los rosas) fue plomizo en el inicio. Circulación lenta de balón, el equipo poco enchufado y pocas llegadas a portería para seguir con la apatía de este 2015, en el que el equipo ha dado la impresión de haberse cansado de jugar al fútbol, de haberse empachado de victorias.

Pero el atracón de 2014 empieza a quedar lejano y lo serio ya está aquí, la Champions son palabras mayores para el Real Madrid. El Schalke se presentaba como el rival perfecto para acabar con esa desidia, a pesar de que el primer aviso serio fue de Huntelaar, cuyo lanzamiento desde fuera del área lo desvió bien Casillas.

El dominio visitante fructificó con una buena jugada de Carvajal, que puso un gran centro al área y Cristiano, imperial, aprovechó las dudas de la zaga germana y de su joven portero para conectar un cabezazo que puso fin a su mala racha goleadora y le sacó, parece, de su tristeza. El luso es un yonki del gol, y ya tenía su dosis.

Con Ronaldo omnipresente y Kroos aumentando su presencia arriba con el respaldo de Lucas Silva, el Madrid fue descaradamente a por el segundo. La tuvo Benzema en un gran desmarque y Cristiano en una falta muy bien lanzada, pero en ambas apareció el imberbe Wellenreuther.

La renta de los madridistas hizo que el equipo decidiera que riesgos, los mínimos tras el descanso. Dominio territorial, mucha posesión y búsqueda medida del segundo gol. Y al Schalke, con el recuerdo del baño del año pasado, tampoco vio mal el resultado. Con Di Matteo en el banquillo, alegrías las justas en Gelsenkirchen.

Los minutos transcurrieron y el sopor fue a más hasta que un balón largo se lo comió la defensa, lo cedió atrás Uchida y Platte se sacó un derechazo que hizo temblar el larguero de Casillas. El rechace lo cogió el japonés, pero disparó muy blando y a las manos de Iker. Los mineros tuvieron su ocasión, pero no supieron aprovecharla.

La respuesta del Madrid no se hizo esperar, y llegó a base de talento, pues a base de juego era complicado que fuera. Marcelo agarró el balón en la banda, avanzó hacia el interior como suele y se sacó un derechazo que sacó las telarañas de la escuadra germana. Eliminatoria sentenciada, prácticamente.

- Ficha técnica:

0 - Schalke 04: Wellenreuther; Uchida, Höwedes, Matip, Nastasic, Aogo; Neustädter (Kirchhoff, min. 57); Höger (Meyer, min. 79), Boateng; Choupo-Moting y Huntelaar (Platte, min. 33).

2 - Real Madrid: Casillas; Carvajal (Arbeloa, min. 82), Pepe, Varane, Marcelo; Lucas Silva, Kroos, Isco (Illarramendi, min. 85); Bale, Benzema (Chicharito, min. 78) y Cristiano.

Goles: 0-1, min. 26: Cristiano; 0-2, min. 79: Marcelo.

Árbitro: Martin Atkinson (Inglaterra). Mostró cartulina amarilla a Kroos (min. 9) por parte del Real Madrid y a Boateng (min. 34), Neustädter (min. 46) y Kirchhoff (min. 63) por parte del Schalke.

Incidencias: Partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el Veltins Arena de Gelsenkirchen ante unos 61.000 espectadores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento