El italiano aseguró que «es pronto para decir si Hayden o Capirossi estarán en la parrilla de favoritos». Además, Rossi volvió a hablar de Ferrari, del grupo Fiat, nuevo patrocinador de Yamaha: «Dentro de dos años, cuando acabe mi contrato, seré demasiado viejo para la fórmula uno».

Pedrosa, que afronta su segunda temporada en motoGP a lomos de una Honda, hizo gala de su frialdad habitual y sólo comentó que «la prueba inaugural va a ser muy competida y cerrada».

El sueño de Hayden

Sin embargo, quien lucirá el número uno en el frontal de su moto no será ni Pedrosa ni Rossi, sino el trueno de Kentucky, el estadounidense Nicky Hayden: «Es algo con lo que soñado desde niño».