Cristiano Ronaldo.
Cristiano Ronaldo se retira al gimnasio antes del entrenamiento que hicieron los blancos en la ciudad deportiva de Valdebebas. Sergio Barrenechea / EFE

Cristiano Ronaldo cumplirá su deseo de poder disputar el clásico del Camp Nou, el próximo 29 de noviembre.

El portugués, que lleva mes y medio lesionado, ayer por fin vio la luz. Los médicos le dieron el alta y volverá a entrenar con el grupo el próximo viernes.

Y no sólo eso. El centrocampista tiene previsto volver a los terrenos de juego ante el Zúrich en Champions, aunque no es seguro. Lo que sí  es seguro es que estará a tope para disputar el clásico ante el Barça.

El portugués tiene una espina clavada. Casi nunca ha tenido suerte en los partidos que ha disputado contra el equipo culé en su época en el Manchester. Sus actuaciones no han sido todo lo brillantes que en él se esperaban. En 2008 se vieron las caras en semifinales y Cristiano fallo un penalti en el Camp Nou. Un año después, en la final de Champions de 2009, el equipo de Guardiola le pasó por encima al United, con una actuación muy discreta del portugués.

Por ello, Ronaldo 'necesitaba' imperiosamente jugar ese partido. Ahora lo ha conseguido. Si consigue desquitarse o no, lo sabremos el día 29.