Renault vuelve a fallar

El equipo de Alonso estuvo mal en boxes y permitió la victoria de Schumacher, nuevo líder del mundial.
Michael Schumacher sonríe tras ganar en Shanghai, con el monoplaza de Fernando Alonso al fondo.(EFE)
Michael Schumacher sonríe tras ganar en Shanghai, con el monoplaza de Fernando Alonso al fondo.(EFE)
Segundo, pero enfadado y resignado. Así abandonó Fernando Alonso el circuito de Shanghai tras comprobar cómo se le escapaba la victoria en el GP de China por los reiterados errores de su equipo. Y es que Renault volvió a fallar en boxes como ya ha hecho en más de una ocasión esta temporada, dejando el triunfo en bandeja a Michael Schumacher, que ya es nuevo líder del mundial.

La carrera se fue torciendo poco a poco para un Alonso que, sin embargo, empezó arrasando. El asturiano salió desde la pole, bien escoltado por Fisichella en el segundo puesto, y enseguida aprovechó el encharcado asfalto para abrir un hueco de más de 23 segundos con Michael Schumacher, que había salido sexto.

Decisión incorrecta

Todo pintaba bien, pero entonces llegó la primera parada en boxes y el primer error de Renault, que decidió cambiar los neumáticos delanteros de Alonso cuando el resto de pilotos continuaban con los mismos. El resultado fue que las nuevas gomas (que seguían siendo para suelo mojado) lastraron el rendimiento de Alonso porque la pista se había secado. Fisichella y Schumacher no tardaron en adelantar a Alonso, ante la incredulidad del español, que vio cómo su propio compañero de equipo dejaba de hacer de tapón a Schumacher y pasaba al frente de la carrera.

El liderato de Fisichella fue efímero porque no tardó en cometer un error de pilotaje que regaló el primer puesto a Schumacher. Alonso, por su parte, tenía ya la carrera casi perdida y la acabó de perder en el segundo repostaje, cuando un mecánico de Renault se entretuvo con una tuerca al montar los neumáticos de seco y la parada en boxes se alargó hasta los 19 segundos.

Alonso ya sólo pudo pelear porque el mal fuera menor, algo que finalmente consiguió al terminar segundo. La siguiente cita será el próximo domingo en Japón. «Soy optimista», señaló Alonso, que, 560 días después, dejó de ser líder.

Muchos errores otra tuerca

El problema de Alonso en boxes con la tuerca no es nuevo. Ya le ocurrió en Hungría y entonces le costó el abandono cuando era líder de la carrera. Renault también falló en Malasia (exceso de gasolina); Australia (mala comunicación por radio) o Nürburgring (repostaje muy lento).

Mal fario botella rota

La botella de cava que Alonso acostumbra a lanzar a sus mecánicos desde lo alto del podio se rompió ayer por primera vez al caer contra el suelo. La de Schumacher llegó intacta a su equipo.

Schumacher lo tiene a tiro

Schumacher podría ser campeón el próximo domingo en Japón si gana la carrera y Alonso no puntúa. Ambos pilotos están empatados a puntos, pero el alemán es líder porque ha ganado siete pruebas por seis del asturiano. Brasil cerrará el mundial el 22 de octubre.

El agua, juez de la carrera

La intensa lluvia que cayó en Shanghai dos horas antes de la carrera dejó el circuito completamente encharcado, aunque se fue secando vuelta tras vuelta y obligó a los pilotos a cambiar de neumáticos. En la imagen, los monoplazas llevan encendida una luz trasera, indicativo del sistema de tracción para pavimento mojado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento