El delantero Iván Rosado dijo ayer que para el Málaga «serían malos enemigos la relajación y el exceso de confianza», a pesar de contar con una ventaja de siete puntos sobre el cuarto clasificado. «Nadie se puede relajar y dormir», comentó Rosado, quien ha hecho referencia a que «el colchón de puntos sirve para seguir trabajando». Iván Rosado insistió en que «si estás segundo y el colchón siempre ha sido de siete, ocho o nueve puntos, es que las cosas se están haciendo bien». El delantero también se ha referido a la pasada derrota en Córdoba y ha dicho que «se quedaron con uno menos y no se descompusieron».