Raúl López y Carlos Cabezas
Raúl López (i) y Carlos Cabezas. (Efe)

Sorpresa en Vistalegre en el primer partido de los play-offs de la ACB. Las semifinales se complican para el Real Madrid al perder en su casa ante Unicaja (73-89). Y este año se estrena formato, con tres partidos en esta serie. El sábado los blancos tendrán que viajar al Martín Carpena (20.00). Allí el Madrid tendrá que demostrar más no quiere quedar fuera.

Unicaja dio ayer una lección al líder de la fase regular. Consciente de la importancia del primer choque, Unicaja no se acobardó por la salida del Madrid (10-0). Los blancos dominaron el primer cuarto (22-19), pero los malacitanos reaccionaron y se fueron al descanso sólo un punto abajo (41-40).

La clave estuvo en la decisión del entrenador ahorrador, Sergio Scariolo, de dar entrada al puertorriqueño Daniel Santiago, quien aportó la ración de consistencia que le faltaba a Unicaja.

El equipo malagueño rompió el encuentro en el tercer cuarto, con un 11-26. Mediado este periodo, Hervelle cometió la cuarta personal y Unicaja amasó un 0-12
Cabezas, en forma de triple, y dos tiros libres de Boniface N’Dong, producto de una antideportiva de Felipe Reyes, confirmaron, finalmente, que Unicaja puede ser el primer octavo clasificado que saca del asalto por el título al campeón de la primera fase.

73 - Real Madrid (22+19+11+21): López (11), Bullock (9), Mumbrú (6), Hervelle (20), Papadopulos (-) -cinco inicial-, Sekulic (3), Reyes (15), Tunceri (1), Smith (6) y Llull (2).

89 - Unicaja (18+22+26+23): Cabezas (16), Berni (9), Welsch (8), Jiménez (4), N'Dong (14) -cinco inicial-, Santiago (8), Haislip (8), Popovic (12) y Gabriel (7).

Árbitros: Arteaga, Perea y Guirao. Excluyeron por personales a López (m.37), Tuncerí (m.39). Señalaron sendas técnicas a Joan Plaza (m.29), técnico del Real Madrid, y al italiano Sergio Scariolo (m.29, entrenador del Unicaja, por protestar.

Incidencias: primer encuentro de las eliminatorias de cuartos de final por el título de la Liga ACB 2007-08, al mejor de tres partidos, disputado en el Palacio Vistalegre ante unos 8.000 espectadores.