Cristiano y Messi
Cristiano y Messi, en un clásico. EFE

Real Madrid y Barcelona afrontan de una manera muy diferente la final de Copa del próximo miércoles.

El optimismo de los blancos, vivos en las tres competiciones —Liga, Champions y Copa—, contrasta con la decepción de los culés, que en cinco días han dicho adiós a la competición europea y, prácticamente, a la Liga, en la que ahora son terceros, superados por el Madrid.

En cuanto a las novedades deportivas, Martino intentará contar con Piqué y Bartra, el primero aquejado de una fisura en la cadera y el segundo de una sobrecarga. Puyol se perderá su tercera final copera seguida. En el equipo de Ancelotti, los focos se centran en Cristiano Ronaldo.

El hermetismo en el club es total, y aún es una incógnita si el portugués jugará la final en Mestalla. De no ser así, no se vivirá el particular duelo personal que en los últimos años alimenta cada clásico: la batalla de gallos, de egos y cifras que acometen CR7 y Messi.

De esta forma, el luso se sumaría a la baja ya sabida de otros compañeros como Arbeloa, Jesé o Marcelo. Pero, por ahora, todo son conjeturas, ya que club y jugador hacen cálculos en busca de una solución que beneficie también al equipo de cara a la Liga y a la Champions. Por otra parte, Khedira volvió el domingo a los entrenamientos después de seis meses lesionado.

Encuesta

¿Quién ganará la Copa del Rey?

El Real Madrid.
58,76 % (926 votos)
El Barça.
41,24 % (650 votos)