Los jugadores del Rayo protestan
Los jugadores del Rayo protestan. REUTERS

La familia Ruiz Mateos ha firmado un acuerdo preferencial de compra por el Rayo Vallecano con un interesado, del que Jesús Fraile, gerente del club, no desveló su identidad en una reunión que mantuvo con los accionistas minoritarios del club.

Según indicó Fraile, aunque el comprador firmó dicho documento el pasado 20 de abril, no ha sido hasta este lunes cuando la familia Ruiz Mateos le ha dado validez con su rúbrica.

El motivo de la reunión, en la cual surgió la noticia, era la voluntad de los pequeños accionistas de conocer la situación real del Rayo Vallecano y los movimientos que se están haciendo desde la familia Ruiz Mateos para su venta.

El gerente comentó en la reunión, a la que tuvo acceso la prensa, que han sido hasta dieciocho las personas y grupos que han estado interesados en hacerse cargo del equipo, aunque no todos han mostrado la misma predisposición.

Reveló que el suscriptor del documento preferencial de compra ha entregado una cantidad cercana a los cien mil euros al club, dinero destinado a sufragar las necesidades de los jugadores, y que su proyecto tiene como base la cantera, aunque está sujeto a que el club consiga el ascenso a Primera División.

Aunque también admitió que este documento no cierra las puertas a otros posibles compradores, aunque la venta a otra persona supondría una indemnización para éste.

La familia Ruiz Mateos tiene el deseo de vender el club

Indicó que la familia Ruiz Mateos tiene el deseo de vender el club puesto que interpretan que su situación ha tocado fondo y que no pueden seguir al frente de la entidad. Añadió que venden al Rayo Vallecano por el pasivo que tiene acumulado por la deuda, la cual estimó en 36 millones de euros.

Reveló que el primer acreedor es Hacienda, a causa de la no satisfacción de los pagos del IRPF, puesto que 'José María Ruiz Mateos siempre creyó que no era necesario pagarles', aunque también hay un gran número de acreedores de diferente tamaño.

Y estimó que los pagos a los que debe hacer frente el club a corto plazo son de entre tres y cuatro millones de euros, cantidad por el que, aclaró, muchos de los interesados se han echado atrás ante la compra.

También comentó que la situación de impagos con los jugadores puede cambiar el miércoles, momento en el que el club se reunirá con el fiscal que tiene intervenidos los ingresos por derechos de televisión, con lo que entraría una nueva cantidad de dinero líquido que se podría destinar a los jugadores y los gastos del equipo.

Además, indicó que uno de los mayores gastos que tiene el club se encuentra en la Ciudad Deportiva, que ha generado una deuda anual con la Comunidad de Madrid de 1,08 millones de euros.