La deuda del Rayo Vallecano, en Ley Concursal, es de 21,72 millones de euros

Jugadores del Rayo Vallecano en una imagen de archivo.
Jugadores del Rayo Vallecano en una imagen de archivo.
ARCHIVO

El Rayo Vallecano, una de las diez empresas de Nueva Rumasa que preside José María Ruíz Mateos, que se ha acogido a la Ley Concursal, acumula una deuda de 21,72 millones de euros.

Los principales acreedores son Hacienda y la Seguridad Social, que reclamaban 21,68 millones euros al club de fútbol, correspondientes a los ejercicios comprendidos entre 2004 y 2008. De esa cantidad, 14,4 millones eran en concepto de IRPF, otros 2,8 millones por IVA y 2,19 millones más correspondían deudas contraídas con la Seguridad Social.

La Administración Tributaria también había determinado que el equipo contrajo entre 2000 y 2002 una deuda de 9,03 millones de euros por IRPF.

Por otro lado, la deuda con entidades de crédito del Rayo Vallecano ascendía a 41.685 euros a corto plazo, según las cuentas correspondientes a 2009.

El Rayo Vallecano también tenía pendiente de devolución un préstamo de 1,35 millones de euros que había contratado en julio de 2008 con la Liga Nacional de Fútbol Profesional.

Esta entidad acordó con el club considerar este importe como una subvención a fondo perdido que pasaría a ser un ingreso para el Rayo Vallecano, que no obstante tendría que devolverlo en cuanto ascendiese a Primera División.

La plantilla, sorprendida

La noticia ha cogido de sorpresa a los miembros de la plantilla, cuerpo técnico y empleados, ya que el club está cumpliendo con los pagos que habían sido pactados en su momento.

Según fuentes del club madrileño consultadas, los integrantes del equipo quedan a la espera de una reunión que tendrá lugar este viernes antes del entrenamiento, a las 11:00 horas a puerta cerrada en el estadio Teresa Rivero, con Jesús Fraile, gerente del equipo, en donde informará del modo en el que afecta al futuro de la entidad.

El Rayo Vallecano ya renegoció los pagos a principios de temporada en una reunión en la que participaron los capitanes y la dirección del equipo. En aquel encuentro, jugadores y personal del club se comprometieron a rebajar un porcentaje su nómina mensual, para cobrar esa diferencia a final de temporada.

Y desde aquella reunión los pagos se han realizado según la forma acordada por lo que nadie dentro de la plantilla podía esperar la resolución tomada el máximo accionista, aunque sí que estaban al tanto de los problemas económicos de la compañía Nueva Rumasa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento