Carles Puyol, capitán del FC Barcelona, no gana para sustos y sale con un grave disgnóstico del estadio de La Luz: sufre una luxación en el codo izquierdo. Ocho semanas de baja.

El capitán azulgrana se lesionó en el minuto 76 del partido que el Barcelona disputaba ante el Benfica portugués correspondiente a la segunda jornada del grupo G de la Liga de Campeones.

Una circunstancia que, por desgracia, no es nueva para el capitán culé. De hecho, 'Puyi', como le llaman cariñosamente sus compañeros, volvía a los terrenos de juego tras estar apartado unas semanas desde que se lesionó el 15 de septiembre en Getafe —en esta ocasión fue una elongación en el ligamento posterior de la rodilla izquierda—. A pesar de los plazos para su recuperación, solo tardó en volver 17 días, pero la mala suerte se ha cebado de nuevo con el defensa internacional.

¡Pronto a tope!

En Getafe, precisamente, también volvía a jugar tras fracturarse el pómulo en el primer partido de Liga ante la Real Sociedad.

Si echamos la vista aún más atrás, hay que recordar que el 'tiburón' se perdió la Eurocopa tras no superar sus problemas de rodilla.

Un 2012 que, en definitiva, está siendo un auténtico calvario para el capitán del Barça y uno de los estandartes de la selección española.

Sus compañeros le mandan ánimos. "Es muy fuerte tanto psicológica como físicamente", dijo Alba.

El propio jugador, desde el hospital, respnde al cariño y manda ánimos y tranquiliza a los que se preocupan por él, haciendo gala de su carácter luchador: "¡Quiero dar las gracias a todos los que me han tratado en Portugal! ¡Pronto a tope!".