Un punto sabe bien
El defensa del Deportivo Piscu lucha por el control del balón con Susaeta, del Athletic, ayer en San Mamés. (Aldai / EFE)

Un gol de cabeza de Taborda en el minuto 90 dio ayer en San Mames al Deportivo un punto que le permite salvar los puestos de descenso.  

El equipo de Lotina sufrió de inicio la furia bilbaína, que antes del 1-0 avisó con un disparo al palo de Iraola. Precisamente el canterano vasco provocó el primer tanto. Un centro suyo lo desvió Barragán y despistó a Aoute. El tanto encajado reactivó algo a los coruñeses que, sin embargo, no llegaban con claridad ante el marco de Aranzubia. Ya en la segunda parte, el Deportivo encajó pronto el 2-0 obra de David López tras un remate en semifallo de Llorente. Fue entonces cuando el choque se tornó bronco y los gallegos sacaron tajada. Un conato de tangana al borde del área local, lo aprovechó Riki para colocar el 2-1 en un golpe franco indirecto.

De ahí hasta el final, nadie controló el partido y fue Taborda el que sacó petróleo de su única ocasión. En un centro desde la derecha de Guardado, el delantero uruguayo se elevó ante los centrales rojiblancos y conectó un perfecto cabezazo para establecer el definitivo  empate a dos.

Lotina, dolido con San Mamés

El entrenador del Deportivo, el vizcaíno Miguel Ángel Lotina, se mostró profundamente dolido por los «insultos personales» que le dedicaron algunos aficionados que se situaron detrás del banquillo visitante. «Es curioso que sea en San Mamés donde recibo más insultos personales», lamentó.