Griezmann ante el PSV
Griezmann tuvo la ocasión más clara del Atlético ante el PSV Eindhoven. EFE

No es el empate a cero a domicilio en un partido de ida un mal resultado, menos aún en unos octavos de final de la máxima competición, pero el Atlético se vuelve de Eindhoven con la sensación de haber dejado pasar la ocasión de dejar la eliminatoria casi resuelta. Los rojiblancos fueron superiores a un PSV que plantó cara en la primera mitad pero que en la segunda, especialmente cuando se quedó con diez, fue superado. Solo la falta de tino ante la portería contraria, algo ya habitual esta temporada, condenó a los colchoneros, que tendrán que afrontar la vuelta en casa con mucho cuidado. Un empate con goles les dejaría fuera de los cuartos de final de la Champions.

Griezmann tuvo la ocasión más clara, pero falló en el mano a mano ante el portero rivalEmpezaron con fuerza los de Simeone, con personalidad, intentando demostrar desde el primer momento que era superior a su rival, y cada balón a la espalda de la defensa holandesa parecía una ocasión de gol. Así llegó la primera de los colchoneros, que dejó a Vietto solo ante el portero, que salió rápido y, tras la ‘picadita’ del argentino, la zaga del PSV sacó el balón casi sobre la línea para evitar el primero.

Tras el buen comienzo del Atlético, el partido poco a poco se fue igualando en cuanto a dominio, pero no así en cuanto a profundidad. Las mejores llegadas eran rojiblancas (hoy azules) y de nuevo a la espalda de la defensa rival la tuvo Koke.

El momento clave llegó a la media hora de juego, cuando Griezmann se plantó solo, y esta vez con tiempo, ante Zoet, pero el intento de vaselina del galo se quedó corto y el arquero salvó un gol que se presumía clave.

La réplica llegó dos minutos después, cuando una gran jugada de Pereiro dejó el balón a los pies de Propper, pero su disparo lo repelió Oblak en la única ocasión en la que tuvo que trabajar.

Tras el descanso, salió con mucha fuerza el Atlético, que arrinconó en su campo al PSV. La presión rojiblanca no dejó respirar a su rival, pero las ideas escasearon, y pese al dominio las ocasiones no llegaban. Solo un remate tras un córner de Godín, que acabó en gol bien anulado por falta del uruguayo, inquieto a los holandeses.

Simeone dio entrada a Torres por Vietto, que se fue disgustado ante su flojo partido, y el partido cambió con la absurda expulsión de Pereiro tras una dura e innecesaria falta cuando ya tenía una amarilla.

Los rojiblancos tenían 22 minutos por delante con superioridad para tratar de marcar, y Torres tuvo las dos más claras. En la primera, su remate a bote pronto se perdió desviado y en la segundo, su chut desde dentro del área lo desvió a córner un defensa.

Los minutos pasaron, el Atlético atacó sin descanso, un asedio constante consciente de que un gol en Eindhoven le daba media eliminatoria, pero los holandeses defendieron con orden y salvaron un resultado que es muy peligroso para el partido de vuelta.

- Ficha técnica:

0 - PSV Eindhoven: Zoet; Arias, Bruma, Héctor Moreno, Willems; Guardado (Hendrix, m. 73); Narsingh (Isimat Mirin, m. 64), Propper, Van Ginkel, Locadia (Lestienne, m. 85); y Pereiro.

0 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe; Óliver, Gabi, Saúl (Correa, m. 73), Koke; Griezmann y Vietto (Fernando Torres, m. 60).

Árbitro: Daniele Orsato (Italia). Expulsó a Gastón Pereiro, del PSV Eindhoven, por doble amarilla (m. 53 y 67). Amonestó al visitante Savic (m. 21).

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio Philips ante 35.000 espectadores, unos 1.250 de ellos seguidores del Atlético de Madrid.