Real Madrid
La plantilla del Madrid, entrenando. EFE

Bayern Múnich y Real Madrid protagonizan en el Allianz Arena el primer capítulo de la batalla de cuartos de final de la Liga de Campeones, en el duelo más repetido en la historia de la competición, que deja el reencuentro con Carlo Ancelotti, Xabi Alonso y la vuelta de Kroos a la que fue su casa.

Fueron héroes de la Décima y ahora se visten de enemigos con una parte de su corazón blanco. Carlo Ancelotti, el técnico que condujo la nave al éxito con un aprendiz avanzado a su lado como Zinedine Zidane; Xabi Alonso, el cerebro del juego madridista que decidió cerrar una etapa una vez conseguidos los objetivos marcados e iniciar una última aventura en Alemania.

El clásico de Europa convertido en un reencuentro de viejos conocidos que se conocen a la perfección. La undécima eliminatoria entre dos gigantes de Europa -con máxima igualdad hasta la fecha y cinco para cada uno-, el vigésimo tercer duelo en competición europea. De Juanito y Lothar Matthäus al 0-4 en el Allianz de los "atletas", como definió Pep Guardiola a su rival tras una de las derrotas más dolorosas de su carrera.

El Real Madrid siempre eliminó al Bayern camino de grandes éxitos recientes. Fue víctima antes de conquistar la Octava, la Novena y la Décima Copa de Europa. Ahora, es el rival temido, el peor al que se podía emparejar tras una fase de grupos en la que cedió el primer puesto en el mano a mano ante el Borussia Dortmund, pero que no le costó ningún disgusto en el cruce de octavos, en el que derrotó con autoridad al Nápoles.

El Atlético, a por su objetivo

La Liga de Campeones regresa este miércoles al Vicente Calderón y a la lista de prioridades del Atlético de Madrid, enfrentado en los cuartos de final con Jamie Vardy, Riyad Mahrez y el Leicester, en un combate intenso, clave y de alta presión para el bloque rojiblanco y su gran meta del curso.

Porque ha sido subcampeón en dos de las últimas tres ediciones, porque es el único título que le falta al Atlético y al entrenador argentino Diego Simeone y por el dolor y la decepción que generaron las dos finales perdidas ante el Real Madrid, sobre todo la última hace menos de un año en San Siro, la 'Champions' tiene desde entonces un tono diferencial, de revancha, de anhelo y de ambición.

No se sale del día a día que le ha movido en todo este tiempo, pero ya se habla abiertamente de una meta. "Vivimos ese partido a partido, pero nuestro objetivo es llegar a la final (...) Hay muchísima ilusión en el vestuario, hay muchísima confianza, creemos y con mucho respeto también", expuso el lunes Filipe Luis.

Con permiso de la tercera posición, que defiende en las siete jornadas finales frente al Sevilla, cuando hace poco más de un mes perseguía al club andaluz a una distancia de nueve puntos, es el objetivo del Atlético, el título más deseado y el único posible a estas alturas, lejos de la Liga y eliminado de la Copa del Rey.