«Me encanta pasarme todo el día en la playa
Beckham, despidiéndose de los periodistas en la sala de prensa. (EFE)
El centrocampista inglés del Real Madrid David Beckham aseguró ayer, en su última rueda de prensa como jugador blanco, que la reticencia del club a ofrecerle un contrato convincente de renovación le llevó a tomar la decisión de fichar por el equipo estadounidense LA Galaxy.

«Me di cuenta de que dejaría el Madrid hace seis meses, en enero, cuando me dijeron que no me iban a renovar. Entonces fue cuando supe que tenía que decidir mi futuro. Dejar el Real Madrid es muy difícil, pero creo que mi futuro es brillante y es algo que me apetece mucho ahora», comentó el inglés.

Al contrario que los recientes comentarios del presidente del Madrid, Ramón Calderón, Beckham dijo que no había tenido ningún acercamiento del club para persuadirle de su marcha y también negó que hubiese una cláusula de excepción por la que él pudiera revertir el acuerdo. «No he tenido contacto con el presidente sobre nada ni habló conmigo para intentar retenerme. El contrato se firmó hace pocos meses; todo el mundo sabe cuándo lo firmé. Mi último partido será el domingo», advirtió.

«No hay cláusula con Los Ángeles Galaxy que diga que se puede modificar. He jugado con el Real Madrid durante cuatro años y ha sido un tiempo increíble.

Con fortuna acabará ganando la Liga. Pero eso es todo». Poco después de alabar a Raúl y afirmar que «ha sido un honor jugar con él», David Beckham se arrancó con el español unos pocos segundos, 40 exactamente: «Muchas gracias a todos, a la afición del Bernabéu, a mis compañeros, entrenadores y a todos», dijo en su espanglish particular.