Sergio Rodríguez y Nando de Colo
Sergio Rodríguez y Nando de Colo, bases de Real Madrid y Power Electronics respectivamente, pelean por un balón. EFE

El Power Electronics Valencia se vengó (59-52), en la vigésimo primera jornada de la Liga ACB, de la eliminación copera que sufrió ante el Real Madrid hace una semana y lo hizo gracias al impulso que en el último cuarto le dio el base francés Nando De Colo, que con diez puntos casi consecutivos le dio la vuelta al choque.

Como ocurrió en la semifinal de la Copa del Rey, el equipo madrileño puso contra las cuerdas al valenciano desde la línea de 6'75 metros. Tres triples de Carlos Suárez marcaron el inicio del choque y otros tres del alero madrileño estuvieron a punto de deshacer al Power Electronics Valencia, pero la fuerza de Lishchuk bajo los aros y el talento de De Colo le permitieron, primero, resistir y, después, hacerse con un triunfo que le permite resarcirse de sus últimas derrotas.

El gran partido de Carlos Suárez fue insuficiente para los de Messina

Ambos equipos afrontaban el choque con sensaciones contrapuestas después de la jornada de Euroliga y eso marcó el inicio del choque. El Real Madrid, tras su contundente triunfo en la pista del Efes Pilsen, saltó a la cancha confiado y seguro, todo lo contrario que el Power Electronics Valencia, que tras su derrota ante el Olympiacos inició el choque dubitativo y falto de energía, especialmente en defensa.

Tres triples casi consecutivos de Suárez desnudaron la falta de intensidad de la defensa local y obligaron a Svetislav Pesic a pedir un tiempo muerto para cambiar el rumbo del choque (6-15, m.6). La salida a la pista de Lishchuk y Pietrus despertó a los locales, que con los puntos del ucraniano aún tuvo tiempo de darle la vuelta al choque antes de acabar el primer cuarto (21-20, m.10).

La defensa local comenzó a ahogar las ideas del equipo de Ettore Messina, que comenzó a acumular pérdidas de pelota, y dio confianza a los jugadores locales para afrontar los ataques con más energía. El despertar de Víctor Claver y las penetraciones de Rafa Martínez hirieron al Real Madrid y sólo los puntos de Tomic impidieron que llegara al descanso con una desventaja mayor (34-29, m.20).

El panorama no cambió tras el descanso. Tres pérdidas de posesión consecutivas de los visitantes ensancharon su desventaja y obligaron a su técnico a pedir un tiempo muerto cuando apenas había transcurrido un minuto y medio del tercer cuarto.

Al italiano, como a su homólogo en el primer cuarto, también le dio resultado, su equipo se puso el mono de trabajo en defensa y en ataque, Suárez volvió a castigar la laxitud local con otros tres triples seguidos (39-40, m.25).

El fantasma de la eliminación copera, en la que el equipo madrileño remontó a base de triples en la segunda parte una desventaja de 13 puntos, se paseaba por el parqué del pabellón valenciano.

Pero aunque Tucker y Llull se sumaron a la fiesta del 6'75, el equipo valenciano no se descompuso y con el talento de De Colo y la energía de Lishchuk aguantó el envite (47-47, m.31).

De hecho, diez puntos consecutivos del francés en el inicio del último cuarto impulsaron al Power Electronics Valencia que afrontó los últimos dos minutos con una pequeña ventaja en el marcador (55-52, m.38), aunque la marcha del francés al banquillo le dejó de nuevo sin un referente anotador.

En el momento clave al Real Madrid se le encogió la muñeca y pese a que tuvo opciones claras de tiro, el acierto con el que empezó el choque no apareció en el momento decisivo, sólo pudo anotar cinco puntos en el último cuarto y el control del rebote defensivo permitió a los locales sentenciar el encuentro y consumar su venganza copera.

Ficha Técnica:

59.- Power Electronics Valencia (21+13+11+14): Cook (5), Martínez (9), Claver (7), Savanovic (4), Javtokas (6) -cinco titular- Augustine (2), Lishchuk (10), Navarro (-), Pietrus (2) y De Colo (14).

52.- Real Madrid (20+9+18+5): Prigioni (-), Llull (4), Suárez (18), Reyes (6) y Tomic (7) -cinco titular- Mirotic (7), S. Rodríguez (2), Velickovic (-), Begic (-), Vidal (-), Fischer (2) y Tucker (6).

Árbitros: García González, Murgui y Castillo. Sin eliminados.

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo primera jornada de la Liga ACB disputado en el pabellón de la Fuente de San Luis ante 9.000 espectadores.

Peor anotación histórica

Los 52 puntos logrados por el Real Madrid en Valencia suponen la peor anotación histórica en la Liga ACB del conjunto madridista.

Desde que la Liga ACB comenzó su andadura en la campaña 1983-84, según los datos de la página web de la competición, la peor anotación del Real Madrid fueron los 53 puntos que anotó en la campaña 1999-2000 en un encuentro ante el Gran Canaria del playoff por el título en el que pese a todo se impuso por 51-53.

En cuanto a la fase regular, el peor registro del equipo madrileño eran hasta ahora los 54 puntos que anotó en la campaña 2000-01, cuando el Barcelona le derrotó en la décima jornada por un claro 82-54.