Detenidos dos de los presuntos autores de la muerte de Jimmy
La Policía Nacional ha detenido este martes a los dos presuntos autores de la muerte de Francisco Javier Romero Taboada, alias Jimmy, durante la reyerta entre ultras del Atlético de Madrid y el Deportivo de la Coruña que se produjo el 30 de noviembre en los aledaños del Vicente Calderón. ATLAS

Cuatro presuntos autores materiales de la muerte de Jimmy en prisión, más de 80 detenidos y medidas para poner coto a los ultras en los estadios. Un mes después de la reyerta que enfrentó a radicales hinchas del Atleti y del Dépor, la Policía da por cerrada la investigación. La pelota está ahora en los clubes.

El escepticismo con el que algunos dirigentes de equipos han acogido las medidas plantea algunas dudas

Aún quedan algunas incógnitas por despejar, como la responsabilidad penal e implicación de los presuntos autores en la muerte de Francisco Javier Romero Taboada, alias Jimmy, que según fuentes de la investigación será difícil de determinar, ya que los arrestados no han reconocido la autoría y las imágenes disponibles no revelan por ahora cómo intervino cada uno.

Y cuál será la respuesta efectiva de los clubes a los ultras es el otro interrogante aún pendiente de resolver después del escepticismo con el que algunos dirigentes de esas entidades han acogido las medidas para acabar con las manifestaciones violentas, incluidas las verbales, en los estadios.

Los hechos

No eran ni las nueve de la mañana del domingo 30 de noviembre cuando Madrid Río, en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón, se convirtió en el escenario de una batalla campal entre 200 radicales de los dos equipos que horas más tarde se iban a enfrentar en un partido de liga: el Atlético de Madrid y el Deportivo de la Coruña.

Ultras del Frente Atlético y de los Riazor Blues, apoyados por los Bukaneros del Rayo Vallecano, los Alkor Hooligans del Alcorcón y los Ultra Boys del Sporting de Gijón, habían quedado para pegarse a "mano abierta" -sin armas-, aunque, como se pudo constatar, los radicales utilizaron barras de hierro, bates, palos y todo tipo de elementos contundentes.

Once heridos y un muerto -el hincha del Dépor Francisco Javier Romero Taboada, a quien arrojaron al río Manzanares tras propinarle una brutal paliza- fue el trágico resultado de esa pelea.