Piqué
El portero del RCD Espanyol, Diego López (d), abraza a Gerad Piqué, del FC Barcelona. EFE

Gerard Piqué, central del FC Barcelona, fue la diana de muchos aficionados de Cornellá.

El internacional, tras recibir insultos a su mujer, quiso responder en zona mixta, visiblemente molesto: "Siempre es complicado el ambiente aquí, es difícil, pero no soy yo quien tiene que tomar decisiones sobre ese asunto. Solo espero que en el Camp Nou no se insulte ni se tiren objetos al campo".

Sobre la primera derrota del Barça y la situación en Copa, ahora por detrás del Espanyol, dijo: "Se le puede dar la vuelta la semana que viene".

Por su parte, el centrocampista Sergio Busquets no cree que esta derrota ante el Espanyol afecte al equipo azulgrana y recordó que la eliminatoria no está perdida porque "aún queda la vuelta" de la semana que viene.

En declaraciones a Bein Sports, Busquets dijo que el Barça realizó "una buena primera parte" en la que ha tenido buenas ocasiones e incluso el árbitro "ha anulado un gol" a Gerard Piqué.

"Después el partido se ha trabado más y en ese escenario ellos se desenvuelven mejor así. Después hemos tenido un penalti -fallado por Messi-, aunque no ha podido ser y en una contra nos han marcado. Hemos perdido, pero aún queda la vuelta", indicó.