Piqué
Piqué EFE

El defensa español del Barcelona Gerard Piqué está dispuesto a vivir "desconectado" del mundo durante los próximos días ante el elevado grado de concentración que requerirá para él y sus compañeros de equipo los cuatro decisivos encuentros que pueden disputar con el Real Madrid.

En una entrevista que publica el diario deportivo italiano La Gazzetta dello Sport, el internacional español recuerda además la eliminación del Barcelona el año pasado en semifinales de Liga de Campeones ante el Inter y el breve paso del delantero sueco Zlatan Ibrahimovic por el club catalán.

"Los aficionados los vivirán (los partidos con el Real Madrid) con una mezcla de emoción, pausa y esperanza. Sufrirán, también, porque, si en algunos momentos todo parece de color de rosa, en otros lees por todos lados malos presagios. Nadie puede saberlo mejor que yo. Soy aficionado del Barcelona desde el nacimiento, dado que mi abuelo me hizo socio cuando vine al mundo", comenta Piqué.

Para nosotros, que estamos en el campo, serán veinte días especiales

"Para nosotros, que estamos en el campo, serán veinte días especiales. La consciencia de jugarnos los esfuerzos de un año en un periodo tan concentrado inevitablemente nos llevará a otras frecuencias. Hablando moderno, nuestro estatus con el resto del mundo será 'desconectado'", agrega.

Piqué asegura que las polémicas que suelen levantar las palabras del entrenador del Real Madrid, el portugués José Mourinho, no tienen que afectar a los jugadores, pues él, sobre el terreno de juego, tiene que enfrentarse a los "acelerones" de Cristiano Ronaldo y no a lo que haya dicho el técnico.

Champions fatal

Precisamente el entrenador portugués consiguió la pasada campaña arrebatar al Barcelona el sueño de ganar por segunda vez consecutiva la Liga de Campeones en una semifinal de la que Piqué, campeón del Mundo con España en Sudáfrica 2010, no tiene muy buen recuerdo.

"Fue la peor desilusión de mi carrera, esto sí. Pero no pienso en ello ya, si no es para evitar repetir errores. En San Siro jugamos mal, porque lo hizo bien el Inter y porque el viaje en autobús (los problemas con el volcán islandés obligaron a ello) nos había desconcertado un poco. En el Camp Nou, sin embargo, fue el exceso de adrenalina el que nos pasó factura", afirma Piqué.

El defensa catalán no cree que Ibrahimovic lo hiciera mal durante la temporada que jugó en el Barcelona, por lo que hablar de fracaso por parte del sueco, actual jugador del Milan, es, según él, "insensato". Su salida del equipo fue, para Piqué, una cuestión de elecciones.

El entrenador del Barça, Josep Guardiola, dijo que "simplemente" hizo "una elección: el año anterior había juzgado el juego de Ibra como más funcional para el equipo que el de Eto'o. El pasado verano pensó que el de Villa era aún mejor. Desafortunadamente una elección entre dos jugadores, que sólo es técnica, termina por afectar inevitablemente a las personas".

Que Ibrahimovic no hable muy bien precisamente de Guardiola es cuestión, según Piqué, de que "en este periodo histórico todos los jugadores querrían jugar en el Barcelona, y es esto lo que le quema" al sueco.