No hay lugar para sentimentalismos en el tenis, pero sí para saldar viejas deudas. Una le quedaba a Rafa Nadal con el ruso Igor Andreev, el último tenista que había osado ganarle, dos años ha, en una pista de tierra batida. Encadenó después 78 victorias seguidas, a la que sumó la de ayer, frente al propio Andreev (6-4 y 6-1) en octavos de final de Hamburgo. Fue un partido sin mucha historia y el español lo solventó con facilidad, especialmente el segundo set. En cuartos, Nadal jugará contra Gonzalez, al que ya derrotó en la final de Roma.

Nadal completó con su triunfo una maravillosa tarde para el tenis español en el torneo alemán, que ha metido a cuatro tenistas en cuartos de final: el primero en lograrlo fue David Ferrer, verdugo de Ljubicic (6-3 y 6-3). Al alicantino le espera hoy el número uno mundial, Roger Federer, que despachó cómodamente a Ferrero en sólo una hora (6-2 y 6-3).

Almagro y Moya, OK

El cuarteto español lo completaron Nicolás Almagro y Carlos Moyá. El primero batió al argentino Jorge Acasuso (6-2 y 6-3), mientras que Moyá ganó al norteamericano Blake (1-6, 6-3 y 6-3).