Valentino Rossi
El piloto italiano Valentino Rossi, en el circuito de Jerez. EFE

Valentino Rossi afronta su decimoctavo mundial consecutivo de MotoGP siendo el piloto más veterano de la parrilla, cuestión que no preocupa en absoluto a la leyenda italiana. "A los 40 años lo tienes todo para poder pilotar una MotoGP", afirmó durante la pretemporada el de Urbino, que 'cambiará de década' el próximo 16 de febrero.

Rossi, que considera que "la parte física no es tan clave como en otros deportes como el atletismo o el ciclismo", afrontará el campeonato del mundo como candidato, pero no como favorito.

El dominio de Marc Márquez, que ha ganado 5 de los últimos 6 mundiales, y el hecho de que Jorge Lorenzo vaya a ser su compañero de equipo en Repsol Honda –otro de los máximos favoritos se subirá a una de las mejores motos-, hace que el italiano arranque por debajo en las apuestas.

La leyenda no dará su brazo a torcer

A pesar de eso, Valentino Rossi espera dar guerra hasta el último momento, como ya ha venido haciendo en el último lustro –tres segundos puestos y un tercero-, sobre todo después de las constantes polémicas que han surgido en los últimos tiempos con Marc Márquez, sin duda una de las grandes rivalidades del deporte mundial.

No sólo por eso, sino porque Valentino Rossi buscará por todos los medios que el de Cervera no se le acerque aún más a nivel de palmarés, ya que Márquez tiene cinco títulos mundiales por los siete del italiano, cifra que teniendo en cuenta los 14 años de diferencia entre uno y otro, peligra seriamente.

El de Yamaha, consciente de la dificultad de pelear con dos monstruos como Lorenzo y Márquez, ha sido muy exigente con su equipo: "Los test de pretemporada fueron muy positivos, estamos en el camino correcto pero todavía tenemos que mejorar mucho", dijo a escasas horas del comienzo de un campeonato mundial que se presenta apasionante.