Los de pastor la vuelven a liar
Más de 300 aficionados del Balonmano Valladolid celebraron la victoria en Colonia. (R.V./EFE)
Colonia Kolnarena. 15.000 espectadores.

Gummesbach (18+14) Stojanovic (Ramota, ps), Narcisse (7), Ilic (9), Jakobsson, Gunnarsson (6), Sigurdsson (2), Zrnic (3), Alvanos (5), Stanojevic, Wiegert, Lützelberge y Houlet.

BM. Valladolid (17+17) Lorger (Sierra, ps), Gull (10,1p), Garabaya (4), Chema Rodríguez (3), Ugalde (3), García Parrondo (5,1p), Muratovic (5), Asier Antonio, Víctor Hugo, Edu Fernández (3,2p), Velasco, Avila (1) y Rentero.

Árbitros Slobodan Visekruna y Zoran Stanojevic (Serbia). Expulsaron dos minutos a los jugadores del Gummersbach Jakobsson (min.23 y 31) y a Asier Antonio (min.35) y Avila (min.48) por parte del BM Valladolid.

El Balonmano Valladolid parece no conocer límites y ayer se coló en las semifinales de la Liga de Campeones tras derrotar al Gummersbach alemán en su propia cancha. El humilde (en lo económico) equipo que dirige Juan Carlos Pastor sigue sumando proezas en su primera participación en la máxima categoría europea.

En la imponente cancha de Colonia, donde vibraron 300 aficionados vallisoletanos, el conjunto de Huerta del Rey llevó el protagonismo del partido consiguiendo ventajas de hasta tres goles. Al poderoso Gummersbach, cuarto en la Bundesliga, se le atragantó la gran defensa del equipo vallisoletano, mientras que en ataque, el argentino Gull volvió a soltar su brazo para conseguir 11 dianas.

Tanto los alemanes como los vallisoletanos salieron a la cancha conscientes de lo que se jugaban, lo que se tradujo en un intenso ritmo de juego y en un marcador equilibrado. Gracias al buen trabajo en bloque, los vallisoletanos lograron llegar al descanso con un gol de diferencia.

Tras la reanudación, el BM Valladolid amplió su ventaja hasta un 23-26, lo que motivó la solicitud de tiempo muerto por parte de Gislason. En el minuto 55, con un 29-31, los colegiados excluyeron a Ávila, lo que aprovecharon los germanos para empatar.

Cuando todo se ponía cuesta arriba, los de Pastor no perdieron la calma y recuperaron la ventaja en el marcador que se mantendría hasta el final gracias a dos magníficos goles de Garabaya y Chema, que remató el partidazo del BM Valladolid.