Edurne Pasaban
Un primer plano de la alpinista vasca Edurne Pasaban. JORGE PARÍS

La alpinista guipuzcoana Edurne Pasaban intentará hollar la cumbre del Shisha Pangma el próximo 14 de octubre, ya que la previsión del tiempo de que dispone augura que se atenuará el viento en esa fecha.

Según ha informado Pasaban en un comunicado publicado en su página web, las previsiones dan buen tiempo hasta el día 15, aunque con viento fuerte, de más de 40 kilómetros por hora.

El viento barrerá la nieve acumulada en la pared de esta montaña, lo que, según Pasaban, es positivo para la expedición, aunque también dificultará la ascensión.

El viento barrerá la nieve acumulada en la pared de esta montaña, lo que, según Pasaban, es positivo para la expedición

No obstante, la expedición ha decidido salir el domingo para el Vivac Scott, una zona situada a 6.200 metros a la que ya ascendieron para la aclimatación y donde dejaron el material necesario para abordar la cumbre.

El día 12 los alpinistas subirán hasta los 6.700 metros, donde esperan pasar la noche, mientras que el día 13 prevén ascender hasta los 7.400, altura en la que pernoctarán antes del definitivo ataque a la cima de esta montaña de 8.046 ubicada en el Tíbet.

Pasaban asegura que el 14 "es el día que el viento será más flojo" por lo que es el elegido para intentar la cumbre, tras lo que dedicarán el día 15 a bajar.

Será un descenso lento porque tendrán que rapelar casi toda la pared del Shisha Pangma, lo que deberán hacer "con mucha tranquilidad".

La alpinista guipuzcoana, que afronta en esta montaña el decimotercer ochomil de su carrera, comenta que los miembros de la expedición se encuentran "muy ilusionados y con muchas ganas" después de varios días de mal tiempo que se han hecho muy largos.

Si la alpinista guipuzcoana logra hacer cumbre en esta montaña sólo le quedará el Annapurna para completar su objetivo de ser la primera mujer en subir las 14 montañas más altas de la tierra.