Pacquiao
Manny Pacquiao, durante la pelea. EFE

Manny Pacquiao pidió a la Organización Mundial de Boxeo (OMB) que actúe a petición las autoridades deportivas de Filipinas y revise su derrota en la pelea por el título del peso welter ante Jeff Horn, alegando que no quiere ver a la industria del boxeo "muriendo por una decisión injusta y oficialista".

Aunque Pacquiao aceptó su derrota ante Horn, el deportista filipino dijo que, como líder y boxeador, "tengo la obligación moral de mantener la deportividad, la verdad y la justicia a los ojos del público".

El 11 veces campeón del mundo citó una petición de la Junta de Juego y Divertimentos de Filipinas al presidente de la OMB, el puertorriqueño Francisco Valcárcel, para una revisión exhaustiva de la actuación del referí y los jueces.

Pacquiao, de 38 años, fue derrotado el pasado domingo por el australiano Jeff Horn a quien los jueces le otorgaron una decisión unánime en doce asaltos.

Por su parte, el presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el mexicano Mauricio Sulaimán, sugirió a Pacquiao analizar su retiro del boxeo y dar pasos a otras actividades fuera del cuadrilátero.

"El boxeador y el deportista en general, cuando las luces se apagan y ves que le aplauden a alguien más, es muy difícil el aceptar retirarse y por eso (en algunas ocasiones) regresan", dijo Sulaimán a periodistas en Ciudad de México.