El nuevo seleccionador nacional masculino de baloncesto, Juan Antonio Orenga, ha reconocido que no dudó "en ningún momento" ocupar el lugar que dejó vacío Sergio Escariolo en el banquillo de la campeona de Europa, ya que supone "un paso muy importante"en su carrera.  

"Estaba en Melbourne cuando me llamaron. Ya habíamos tenido contactos y hablado cosas, yo no tardé nada en decir sí. Trabajo aquí desde hace nueve años, estoy a las órdenes de lo que necesite la selección y cuando me colocaron como ayudante lo acepté sin problema, y ahora cuando me llamaron para ser seleccionador no lo dudé en ningún momento, es un paso muy importante en mi carrera", explicó Orenga este lunes en la rueda de prensa de su presentación.

Es un tremendo orgullo e ilusión poder dirigir a este equipo

Además, se mostró muy contento de poder comenzar esta nueva etapa. "Para mí es un tremendo orgullo e ilusión poder dirigir a este equipo, agradezco la confianza depositada en mí, y lo único que pretendo es disfrutar y seguir haciendo el mismo trabajo que hasta ahora", indicó.

En otro asunto, el exjugador afirmó que ha recibido el apoyo de muchos miembros de la plantilla del combinado nacional. "El contacto con los jugadores en la federación es permanente, es una parte importante del trabajo, en este caso he recibido muchos mensajes de ellos y he hablado con unos cuantos. Nos conocemos de hace muchos años, el apoyo es total y su disposición también", subrayó el técnico.

Con quién también ha hablado es con Scariolo, quién le ha aconsejado para este nuevo proyecto. "He hablado mucho con él, tengo que agradecerle los últimos cuatro años, he aprendido mucho de él. Sergio ha sido muy productivo para mí y lo que él me trasmite ahora es tranquilidad", expresó.

Orenga también advirtió que "el camino es largo" y que "habrá altibajos". "Pero sobre todo tienes que tener tranquilidad y trabajo, y así llegaras al éxito", recalcó el castellonense.