Penalti
Penalti fallado por Griezmann durante la final de Champions EFE

La final de Champions League entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid no dejó muchas ocasiones de gol claras. Por ello, las pocas veces que se generaron situaciones de peligro resultaron ser momentos de importancia capital en los que el más mínimo detalle pudo suponer un giro en el guión del partido. Sólo Sergio Ramos y Carrasco consiguieron enviar el balón a la red. El resto de aproximaciones peligrosas fueron sofocadas por los contingentes defensivos del equipo rival o acabaron en fallo clamoroso del atacante.

Oblak se disfrazó de héroe

La primera ocasión reseñable se produjo a los seis minutos de partido. Casimiro remató en el área tras un centro de Gareth Bale. El galés lanzó una falta desde el lado derecho del ataque madridista. Su centro, potente, bajo y envenenado fue desviado hacia la portería de Oblak por Casimiro y el guardameta esloveno del Atlético de Madrid despejó el balón con los pies. Su estirada, propia de un portero de balonmano, sirvió para preservar la igualdad en el marcador unos minutos más, hasta que Sergio Ramos hiciera el 1-0 en otra jugada a balón parado.

Griezmann estrella un penalti en el larguero

La otra gran ocasión cayó en manos del Atlético de Madrid, que comenzó la segunda parte con una actitud mucho más agresiva, buscando la portería de Keylor Navas. Cuando apenas se habían jugado dos minutos del segundo periodo, los colchoneros dispusieron de un penalti a su favor. En una de esas acometidas, Pepe realizó un penalti claro sobre Fernando Torres cuando el delantero fuenlabreño iba a recibir en el corazón del área tras un pase de Griezmann, que fue el encargado de ejecutar la pena máxima. El francés tuvo el empate en sus manos, pero su lanzamiento se fue al travesaño.

El guardameta costarricense Keylor Navas se había vencido a su izquierda y no tenía ninguna posibilidad de atajar el disparo centrado del franceés, pero la suerte sonrió a los merengues y el larguero escupió la mejor ocasión de los colchoneros para empatar. Corría el minuto 48 de partido. Diez minutos después tuvo el Atlético de Madrid otro acercamiento reseñable, con un tiro de Saul desde el punto de penalti tras un centro desde la izquierda que salió desviado.

Benzema pudo finiquitar el partido

En el minuto 70 llegó la mejor ocasión del Real Madrid. Todavía con el 1-0 en el marcador, Benzema dispuso de una ocasión única para dejar el partido casi finiquitado. Tras una buena acción de contrataaque y un magistral pase con el exterior de Modric, el francés se plantó solo ante Oblak, que resolvió la situación atacando el espacio y cubriendo el angulo de tiro del delantero madridista. Finalmente, Benzemá estrelló el cuero contra el cuerpo del portero colchonero. El 2-0 no llegó y, diez minutos más tarde, Carrasco puso el empate en el marcador para enviar el encuentro a la prórroga.

21.54 h Penalti claro de Pepe sobre Torres, cuando el fuenlabreño iba a recibir en el corazón del área un pase de Griezmann.