Neymar busca refugio en la iglesia
Neymar Junior, en un momento de la ceremonia celebrada en la Iglesia Baptista Peniel. Captura

El deseo de Neymar de dejar el PSG y volver al Barcelona volvió a quedar reflejado en un acto en el que el futbolista hizo un guiño al club culé y enfureció a los medios franceses. El brasileño fue preguntado por su mejor recuerdo en un vestuario de fútbol y fue tajante.

"Creo que me quedo con la remontada al PSG en Barcelona. La sensación cuando metemos el sexto gol al PSG... nunca he vivido nada igual, fue espectacular. El vestuario enloqueció por completo y todos estábamos muy contentos. Creo que fue la mejor sensación para todos", aseguró en una rueda de prensa ofrecida con motivo del torneo internacional que su Instituto organizado anualmente.

Las palabras de Neymar se han recogido en Francia como una provocación hacia su aún equipo y que “ya no esconde, sino todo lo contrario, sus ganas de marcharse”, como apunta Le Parisien.

Este medio critica al futbolista al considerar que “trolea públicamente al PSG”: “No hay ninguna duda de que ese partido fue absolutamente memorable para el Barça, pero de ahí a trolear públicamente al PSG e irritar a sus propios aficionados...", lamenta.

France Football también se hizo eco de las declaraciones de Neymar y las definió como una "respuesta calculada” para dar continuidad a su conflicto con el club y forzar su marcha: “Es imposible pensar de otra manera. Son una nueva declaración de guerra en el conflicto que le enfrenta a un PSG del que parece decidido a salir más que nunca".

Con ironía se lo tomaron en Le Figaro, donde señalaron que las palabras de Neymar son una "provocación o simple torpeza", ya que "generalmente, los futbolistas saben controlar sus declaraciones en estas situaciones y Neymar optó por no esconderse”.

El brasileño ya se encontraba en el ojo del huracán tras no presentarse a la vuelta al trabajo del equipo parisino y su mala relación con el PSG ha desatado todo tipo de comentarios… e incluso un montaje en el que ‘trolea’ a su aún equipo tirando a la basura la camiseta de la próxima temporada.