Parece que la mala temporada de los New York Knicks está afectando a la cabeza de Nate Robinson. Al talentoso base se le cruzaron los cables durante el partido ante los New Jersey Nets y lanzó a su propia canasta ante la sorpresa del público y de sus propios compañeros.

La jugada fue de lo más surrealista. Quedaba medio segundo para que finalizara el primer cuarto, cuando Robinson recibió el balón, se dio la vuelta y realizó el lanzamiento contra su propia canasta, con la mala suerte (o el talento, según se mire) de que el triple del base entró.

Por suerte el tiempo había justo finalizado y los tres puntos no subieron al marcador.

Sin embargo, ello ni impidió que se llevara la bronca de Mike D'Antoni, entrenador de los Knicks, que reprendió la acción del jugador y apenas le utilizó durante el resto del partido.